La sequía preocupa en Extremadura y obliga a tomar medidas