El sector privado recibe la baja por menstruación dolorosa con escepticismo