Un paciente recoge firmas contra la comida del Negrín

25/10/2018

Un hospitalizado denuncia la falta de higiene de bandejas y cubiertos, y critica la calidad de los menús. Ha presentado siete reclamaciones

Se supone que para que haya un óptima recuperación del paciente tiene que haber una buena alimentación», subraya Joaquín Sánchez, cocinero de profesión, quien ha presentado siete reclamaciones en relación a la comida que se sirve en Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín. Sánchez, que se encuentra hospitalizado pendiente de una operación quirúrgica desde hace 15 días, está recogiendo firmas contra la comida.

Este usuario lleva días trasladando sus quejas sobre la calidad del servicio de cocina al servicio de Reclamaciones del Paciente al considerar «vergonzosa la falta de salubridad de bandejas y cubiertos» y calificar de «asquerosos los menús» que sirve a diario el hospital. Sánchez denunció ayer a este periódico que la comida llega «mal envasada a las habitaciones, los cubiertos al descubierto envueltos en una servilleta sobre una bandeja que puede estar infectadas de bacterias».

El denunciante entiende que la cocina del Negrín esté en obra pero no acepta, «porque conozco cómo es la elaboración de las comidas y por mi conocimientos en nutrición», que se prepare en cadena de frío. Es decir, «se traslada por la noche y la refrigeran en el centro para recalentarla al día siguiente, un método que hace que se pierdan todas la vitaminas y propiedades nutrientes de los alimentos», explicó.

Por su parte, el hospital recordó ayer que la comida que se sirve en estos momentos en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, debido a las obras que se están llevando a cabo en las instalaciones de su cocina, se elabora en la cocina de línea en frio del complejo hospitalario sur.

Desde que comenzara a principios del mes de octubre a servirse las comidas administradas desde el complejo hospitalario universitario Insular-Materno Infantil no se ha registrado, a fecha de hoy, ninguna otra reclamación. La misma fuente explicó que los menús en su caso 1.200 diarios diseñados para las diferentes dietas son elaborados de tal manera que los pacientes de ambos hospitales comen lo mismo, el mismo día de la semana, y se diseñan en función de los hábitos alimentarios de la población a la que se le da servicio y en función de las patologías de los pacientes.

El centro sanitario destacó, además, que las cocinas hospitalarias de ambos hospitales están supervisadas por la Inspección de Sanidad perteneciente a la Dirección de Área del SCS. «No existe ley nacional o real decreto que obligue a servir cubiertos de plásticos estuchados en la restauración colectiva. Sí existe ley del Gobierno de Canarias referente a la disminución del plástico, y esto incluye las bolsas que se usan como estuche», afirmó.

Por otro lado, las bandejas donde se sirven los alimentos son de color gris, realizadas en policarbonato con reborde interno de acero inoxidable y se lavan después de cada servicio, concretó para añadir, que la loza donde se sirve la comida es compostable, asimilable a residuo urbano, salvo el bol del primer plato, siguiendo directrices del Gobierno de Canarias en lo referente a la total eliminación del uso del plástico.