Un médico canario crea una App que protege los datos del paciente

28/04/2019

Armando Molina idea la primera aplicación española para móvil que permite el intercambio seguro de la información sanitaria entre el colectivo médico, salvaguardando la privacidad del enfermo. El médico ginecólogo asegura que esta herramienta es «fundamental» para el profesional

ETIQUETAS:

El móvil es una herramienta de trabajo que los médicos también utilizan para el desempeño de su profesión para consultar, estudiar e investigar. Sin embargo, es un sistema «hiperinseguro» porque no se tiene la certeza de que los datos almacenados en él los pueden ver otras personas, considera Armando Molina, un ginecólogo grancanario que ha acabado con esta incertidumbre al crear la primera aplicación, para todo tipo de móviles, que permite blindar la información médica que guarde, compartirla entre médicos de forma segura y proteger los datos del paciente. Se trata de DocToDoctor, una herramienta que facilita a los profesionales que «podamos guardar nuestra memoria visual, fotográfica y de datos de los pacientes que tratamos y compartirla de forma segura entre la comunidad médica».

Protección de datos

Esta nueva aplicación, en la que ha trabajado durante dos años, se ajusta a la ley europea de protección de datos, apuntó el especialista, quien explica que la idea nació cuando durante una comida familiar «le dejé el teléfono a mis hijos para que jugaran y accedieron involuntariamente a algunas fotos relacionadas con mi trabajo». «En ese momento fue cuando comencé a pensar en la necesidad de proteger este tipo de información y decidí hacer algo al respecto, porque no me cabe duda de que la información médica en malas manos es peligrosa por el uso que se le puede dar», concreta.

A partir de ese momento, Molina empezó a darle forma a esta idea y se apoyó en un amigo informático que le ayudó a «orientar mejor el proyecto, busqué asesoramiento jurídico, cibernético, matemático y de diseño y, por último, una empresa que lo pudiera llevar adelante». El desarrollo del proyecto duró dos años y «hemos logrado un «ecosistema seguro», insiste Molina pero, sobre todo, garantizar que la relación con el paciente sea «legal ya que el reglamento de la nueva ley de protección de datos es muy dura respecto al uso de la información privada del paciente».

Anonimato

La aplicación está concebida para respetar el anonimato del paciente porque, por ejemplo, aunque en la imagen que se utilice y comparta no se le identifique y nadie podría reconocerles, tiene «la libertad de decir que no desea que se utilice», apunta, Por eso, el primera paso es pedir permiso al paciente y registrarlo, que es lo que la ley europea obliga. Molina indica que se le pide «consentimiento», que debe estar acreditado, para guardar sus datos bien sean sus datos clínicos o fotografías de su proceso médico porque la ley especifica que cualquier imagen del paciente es «parte de su dignidad».

DocToDoctor permite acreditar su autorización mediante una grabación de audio, es concreto un contrato verbal que lee primero el facultativo y luego el paciente lo acredita, puntualiza el ginecólogo, para agregar que si está se valida como legítimo, y eso se cifra y se envía a un servidor de datos donde ninguna persona ajena podrá acceder. Además, se firma un contrato escrito en donde sí aparecen los datos del paciente que este puede consultar, modificar o borrar cuando desee, concluye. La seguridad es tal, que todo está «codificado, hasta las fotografías, y cuando el usuario ingresa en el historial del paciente, no hay nombres ni datos personales», puntualiza el especialista.

Molina redunda en que los hospitales también trabajan «activamente en proteger los datos de los pacientes pero, sin lugar a dudas, la seguridad del uso del móvil es algo delicado».