Un estudio demuestra la eficacia de un fármaco para reducir la mortalidad por distrés respiratorio agudo

13/02/2020

Jesús Villar, jefe de grupo del Ciberes en el Hospital D. Negrín, lidera la investigación con la que se logra, por primera vez, aumentar la supervivencia de los afectados por este síndrom.

Jesús Villar, jefe de grupo del Ciberes en el Hospital D. Negrín, lidera la investigación con la que se logra, por primera vez, aumentar la supervivencia de los afectados por este síndrome.

Un estudio farmacológico, en el que ha participado Jesús Villar, jefe de grupo del Centro de investigación en red de enfermedades respiratorias (Ciberes) en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, ha demostrado que el tratamiento durante 10 días con dexametasona, un glucocorticoide de acción prolongada, disminuye no solo la duración de la ventilación mecánica en más de cuatro días sino que aumenta la supervivencia en un 15% en términos absolutos de los pacientes con síndrome de distrés respiratorio agudo (ARDS, por sus siglas en inglés) .

Se trata del primer y único estudio publicado -hasta la fecha se han publicado 176 ensayos clínicos- que ha evidenciado después de estudiar a 277 pacientes que padecen de esta afección pulmonar, potencialmente mortal que impide la llegada de suficiente oxígeno a los pulmones y a la sangre, que la terapia con dexametasona es beneficiosa para contrarrestrar esta patología respiratoria. Solo dos medidas de soporte vital han sido capaces de disminuir la mortalidad en ARDS: una es la ventilación mecánica con volúmenes inspiratorios bajos y niveles de presión positiva final espiratoria moderadamente altos, y la otra es la ventilación mecánica en posición prono.

En el estudio, además de Villar, también han participado otros expertos de Ciberes como Carlos Ferrando, José M. Añón, Rosa L. Fernández y más de 40 investigadores de 15 hospitales españoles, una investigación que ha contado con financiación de la Fundación Mutua Madrileña y del Instituto de Salud Carlos III. El estudio de Villar y su red de colaboradores en toda España publicado en The Lancet Respiratory Medicine en 2020 abre una puerta al tratamiento farmacológico de este síndrome para disminuir su inaceptable elevada mortalidad.