Sanidad reclama que los hospitales canarios sean centros de referencia

25/05/2018

Quiere que Madrid compense a los cuatro recintos capitalinos con el Fondo de Cohesión al igual que hace con otros nacionales. El SCS está negociando el nuevo sistema de financiación sanitaria

ETIQUETAS:

El Servicio Canario de Salud (SCS) reclama al Ministerio de Sanidad el reconocimiento nacional estatal de los hospitales de las islas capitalinas como centros de referencia para las islas no capitalinas y, por tanto, que sean compensados por el Fondo Cohesión al igual que se hace con los centros de referencia de la Península. En Canarias existen cuatro hospitales, dos en cada isla capitalina, que actúan como centros de referencia para los canarios en determinadas patologías, lo que les obliga a trasladarse entre islas para recibir tratamientos o ser intervenidos.

Al no estar disponer de la catalogación de referencia, «aunque lo sea», Canarias asume su coste que alcanza los 28 millones de euros anuales, explicó ayer Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud (SCS). «Creemos que al igual que ocurre con muchos hospitales de referencia en la Península, los de las islas –Baleares y Canarias– también deberían correr a cargo de los fondos de cohesión», argumentó.

Como ejemplo se encuentra la cirugía cardiaca pediátrica o hipoacusia para lo que es referencia regional el Hospital Universitario Materno-Infantil de Canarias, el trasplante renal y reno pancreático el Hospital Universitario de Canarias y así otras especialidades como lesionados medulares, infertilidad humana o trasplante de médula ósea alogénico emparentado entre otras muchas especialidades y servicios.

Esta es una de las muchas peculiaridades de Canarias que Domínguez reclama que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad contemple en la próxima reforma del sistema de financiación. El Servicio Canario de Salud además, propone en la comisión delegada del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud incluir en la financiación indicadores de salud que incide directamente en las necesidades de gasto de los servicios sanitarios como es el envejecimiento de la población, la esperanza de vida al nacer o años de vida saludable que ya están marcados por la administración central.

«Esto no solo garantizará la equidad en todo el territorio nacional y en el gasto porque existe una gran desigualdad entre comunidades autónomas», agregó el director del SCS, quien abogó «cuantificar no solo el volumen de población sino el peso y gasto de cada tramo poblacional y no solo los datos de padrón».

En este sentido, apuntó que «no sólo hay que tener en cuenta los coeficientes de ponderación de cada tramo de edad, sino también aspectos como el estado de la salud para determinar su peso en el gasto sanitario, ya que considerar únicamente el envejecimiento favorece a unas comunidades autónomas en detrimento de otras. Por eso algunas pueden invertir, por ejemplo, en prevención o en detección precoz y o tras, no».