Sanidad realiza la prueba del coronavirus a los sanitarios que están en cuarentena

31/03/2020

Los hospitales públicos citan a sus profesionales que han estado en contacto con contagiados para descartar el virus y reincorporarlos. «Sabremos la dimensión del Covid-19 en Canarias cuando lleguen los test rápidos», asegura Amós García

ETIQUETAS:

En los hospitales canarios se realizan desde el viernes pasado pruebas PCR de coronavirus a los sanitarios –profesionales de la medicina y enfermería– que han declarado haber estado en contacto con personas contagiadas por el Covid-19, y que se encuentran en aislamiento domiciliario con sospechas de padecer el virus, en cuarentena o que deben someterse al test final tras haber superado un positivo. Con esta medida el Gobierno canario persigue descartar que tengan el virus y garantizar que estén disponibles para trabajar con plena seguridad, según fuentes sanitarias.

Los centros canarios han habilitado espacios en sus instalaciones para que sus departamentos de Riesgo Laboral atienda a este personal que está acudiendo con cita previa a someterse a la prueba. «La idea es hacer un seguimiento, principalmente, a los profesionales que creen haber contraído el virus y que están de baja en sus casas y a los que han superado la enfermedad y hay que repetírsela para confirmarlo para procede a su reincorporación», aseguraron ayer las mismas fuentes.

El complejo Insular Materno-Infantil de Gran Canaria citó el pasado viernes a los profesionales en estas circunstancias, mientras que el doctor Negrín hacía lo propio ayer en su área de descarga a dónde accedían los trabajadores en sus vehículos para someterse a la prueba.

Mientras tanto el número de profesionales sanitarios contagiados por el Covid-19 va en aumento y según los últimos datos oficiales, Canarias registraba ayer 231 positivos entre el personal médico y de enfermería, lo que representa un 20% de los 1.262 casos confirmados de coronavirus . Esta tasa sitúa al archipiélago entre las comunidades con mayor riesgo de contagio entre sus sanitarios.

Las autoridades sanitarias están «priorizando» la realización de dichas pruebas en los grupos de riesgo, es decir, personas mayores y personal sanitario, aseguró ayer Amós García, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección de Salud Pública, quien insistió en que están fundamentalmente dirigidas a la población «más vulnerable, que es con la que más nos interesa actuar rápidamente».

En este sentido explicó que los test dan una radiografía de «cómo está la región, pero lo que nos indica verdaderamente en qué punto estamos es el número de hospitalizados y UCIs». Sin embargo reconoció que hasta que no se hagan más pruebas «no se conocerá el número real de infectados», aunque espera que con el envío de la partida de test rápidos, que está por llegar, «nos aproximen con mayor precisión a cómo está la infección en Canarias. «Aún así –dijo García– nunca sabremos la realidad de la pandemia porque la población sensible a ser positiva es toda porque es un microorganismo nuevo».

García hizo hincapié en que llegar al pico máximo de caso «no es la panacea. No significa que se acabe el problema. La bajada será más rápida porque llevamos días de aislamiento y se habrá cortado la transmisión, pero seguirán habiendo contagiados y se tendrá que tomar otras medidas».