Sanidad debe hacer más «atractiva» la plaza de médico de familia

13/10/2019

Un informe ministerial, del que es coautora la catedrática de la ULPGC Beatriz González, apunta el envejecimiento de los facultativos de los de centros de salud y que no hay reemplazo suficiente

El gran problema que debe afrontar la mayoría de las comunidades autónomas, incluida Canarias, en los próximos años es el déficit de médicos de familia. La situación sugiere arbitrar medidas correctoras en una especialidad en la que faltan profesionales y «no porque no haya médicos disponibles sino porque estas plazas en los centros de salud son poco atractivas para los jóvenes», pero también «rebajar los numerus clausus y ampliar la oferta MIR que ya se está haciendo», explica Beatriz González López Varcárcel, catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), vocal del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales y coautora del estudio Estimación de la oferta y demanda de médicos especialistas. España 2018-2030, encargado por el Ministerio de Sanidad, que analiza la situación de las más de 43 especialidades existentes y realiza una simulación de las necesidades futuras del sistema por especialidad.

La falta de interés de los estudiantes por primaria en beneficio de la medicina especializada «no es el único» obstáculo que se observa en el primer pilar del sistema pública ya que, por otro lado, arrastra el handicap de ser de el área sanitaria «más envejecida», puntualiza González. El 63,4% de los médicos de familia del país, el 57,4% en las islas, tiene más de 50 años, y entre los pediatras sucede algo parecido, con un 55% con 50 o más, resalta.

El estudio remarca que solo en siete, descartando las dos citadas de primaria, de las 43 especialidades analizadas hay déficit de médicos como son anestesia, urología y radiodiagnóstico, seguidas de anatomía patológica, cirugía general y del aparato digestivo, dermatología médico-quirúrgica, y cirugía ortopédica y traumatología.

En concreto, a la sanidad pública española le faltan unos 4.000 médicos especialistas, aunque tenga una de las tasas más altas de la OCDE, 192.000 titulados médicos por 100.000 habitantes (425,1) que van desde 468 en Cataluña o de 261,79 en Canarias. Pero, también, el 20,5% de los 138.797 especialistas registrados en 2018, unos 28.500 tiene 60 años o más y se van a jubilar en cinco años. De la carencia actual del 2,9% pasará al 10,5% en cinco años, y luego moderará su crecimiento hasta el 13,4% en 2030.