Salud integral, la filosofía de IKIGAI

18/06/2018

El espacio de Hospitales San Roque en El Corte Inglés ofrece los servicios especializados de nutrición y ginecología para trabajar nuestra salud exterior desde la interior.

ETIQUETAS:

Somos lo que comemos? Quizás sea una pregunta demasiado amplia, pero lo que está claro es que lo que comemos afecta a quiénes somos porque nuestro pelo, nuestra piel o nuestras uñas reflejan nuestra salud. Así lo explica a experta en Nutrición Cristina Luján, de Hospitales San Roque, que ahora también pasa consulta en el nuevo espacio IKIGAI, en El Corte Inglés.

«Debemos fomentar los buenos hábitos saludables y lograr que se mantengan durante toda la vida. Si conseguimos que por dentro estemos bien nutridos eso se va a reflejar en nuestra belleza exterior porque la absorción de los nutrientes se refleja en nuestro aspecto físico. Por eso es tan importante la educación nutricional», asegura la experta.

Parte de este aprendizaje consiste en saber combinar los alimentos, pero también, advierte la licenciada Cristina Luján, en «desmontar determinados mitos relativos a la nutrición y la alimentación». Y es que a veces «parece que pesa más lo que cuenta la vecina que lo que está fundamentado en la evidencia científica. Aprender a comer sin pasar hambre, poder comer de todo, requiere de un asesoramiento. Nosotros vamos de la mano con el paciente para que éste no se vea perdido. Pueden ser seguimientos semanales e incluso quincenales, pero debe estar acompañado».

Actualmente el consumo de frutas y verduras en Canarias «no es muy elevado», lamenta Luján. Algo que influye de forma decisiva en la falta de determinadas vitaminas o minerales que nos aportan precisamente este tipo de alimentos. «Tener un pelo más fuerte, o unas uñas más sanas, la piel más brillante o no sentirnos cansados», explica la licenciada Luján, está directamente relacionado con lo que comemos.

La especialista en Nutrición explica que con su metodología de trabajo los pacientes van siendo conscientes de «la importancia que tienen determinados tipos de alimentos» para su salud y su estética. «Se cree que no hay que comer fruta por la noche, cuando en realidad depende de qué frutas concretas y en qué combinación. O que por consumir una fruta, siempre la misma, estamos bien nutridos. Cada fruta y cada verdura aportan diferentes nutrientes, vitaminas y minerales. Nosotros trabajamos explicándole a los pacientes que hay que comer verdura, qué verdura, de qué manera y con qué frecuencia, y tenemos en cuenta las diferentes situaciones patológicas de cada uno. No es lo mismo estar en un período de lactancia que ayudar a una futura madre para que vaya teniendo reservas», dice Luján.

La nutricionista también advierte sobre la tentación de consumir productos enriquecidos, por ejemplo en omega 3, y considera que siempre es mejor tomarlos de forma natural escogiendo los alimentos adecuados. Por eso nos advierte contra el marketing alimentario. «Nos transmiten mensajes para captar la atención, pero lo adecuado es acudir a un especialista y aprender a programarnos una buena alimentación». Además, añade, en un solo mes los pacientes pueden ver el resultado del tratamiento. «Está en función de la implicación del paciente, pero aquí nos aseguramos de que está siguiendo unas pautas adecuadas», asegura.

Bienestar íntimo. Otra de las áreas fundamentales de salud y bienestar de las mujeres es la ginecología, una especialidad que también está presente en IKIGAI. «Hay una parte muy importante de la ginecología que esta relacionada con el bienestar de la mujeres. Muchas sufren en silencio patologías a nivel genital», reconoce el ginecólogo Ramón Santana, de Hospitales San Roque. La sequedad, que aunque se relaciona con la menopausia puede afectar a mujeres jóvenes, «produce molestias en las relaciones sexuales» , recuerda Santana, que también menciona otros problemas como la incontinencia leve que se produce tras un parto y que «se puede tratar fácilmente con láser», la retracción cutánea, la atrofia vulvar o el vaginismo, entre otros.

Lo más importante, explica el ginecólogo, es que las mujeres sepan que además de las revisiones y citologías la ginecología ofrece soluciones a muchos problemas relacionados con los genitales femeninos que tratados mejoran la calidad de vida del la paciente.

«Hay quien cree que eso es algo ‘normal’, que ya lo tuvo su abuela o su madre y dan por hecho, por ejemplo, que van a tener escapes tras un parto», señala Santana. Los tratamientos con láser o con ácido hialurónico regeneran el tejido vaginal, mejora la lubricación y elimina las molestias, insiste. En general, explica el doctor Santana, en los últimos años se ha incrementado el número de mujeres que demandan soluciones funcionales y estéticas a diversas afecciones de las zonas íntimas. La tendencia creciente a la búsqueda de la estética íntima supone una verdadera revolución sexual, especialmente para las mujeres.

En IKIGAI se ofrece ginecología regenerativa, funcional y estética, una especialidad que empieza a ser «una necesidad para la mujer de hoy, no porque se trate patologías o problemas que antes no existieran, sino porque ahora el médico se preocupa de preguntar, y el paciente de hablar de sus inquietudes. Las pacientes demandan tratamientos válidos, serios, seguros y avalados científicamente que les permitan vivir una vida plena completa y feliz», explica el ginecólogo.