Promueven la vacunación infantil como positiva para la salud pública

31/01/2019

La campaña «Con V de vacunas» comienza este jueves en centros educativos de Canarias para informar a la población infantil y a padres y madres sobre la importancia de las vacunas como instrumentos "tremendamente positivos" en el mantenimiento de la salud pública.

Así se ha expresado este jueves en rueda de prensa el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García, quien ha señalado en esa línea que con estas actividades tratarán de evitar que las corrientes contra las vacunas que se están dando en Europa no aumenten su incidencia en el archipiélago. "Con V de vacuna" ha sido ideada y desarrollada por la Asociación Española de Vacunología y ha contado con la colaboración de las consejerías de Sanidad y de Educación del Gobierno de Canarias, así como de la empresa farmacéutica GSK. "Va a tener un planteamiento diferente en función de los receptores de la información. La consejería de educación ya ha contactado con todos los centros de Canarias en busca de voluntarios para participar en las actividades, y después facilitaremos material a los profesores para que puedan desarrollarla", ha explicado García. Así, la novedad de la campaña es que la información viene recogida en formato cómic, con un lenguaje sencillo y adaptado a las distintas edades de la población infantil, que llega hasta aproximadamente los 14 años.

Amós García ha lamentado que en muchos países con el mismo contexto socioeconómico que España se estén dando brotes de enfermedades prevenibles con vacunas, como el sarampión, por diversas "reticencias" de un sector de la población.

Para el presidente de la AEV, la prevención de este tipo de creencias pasa así por un esfuerzo de las administraciones públicas para evidenciar, con "contenidos sobre la mesa", lo que han significado las vacunas como "instrumentos tremendamente positivos" en la mejora de la salud de la ciudadanía. García ha puntualizado que los ciudadanos "reticentes" influyen a los que no pueden vacunarse por cuestiones médicas o aquellos que por situarse en "bolsas de marginalidad" no pueden acceder al sistema público de vacunaciones.

Además, Amós García ha destacado que uno de los posibles inconvenientes que puede presentar la política de vacunas es su propio éxito, ya que oculta muchas enfermedades y plantea así dudas a algunos padres sobre la conveniencia de vacunar a sus hijos.

Sin embargo, para el médico también se han dado casos de padres "irreductibles" que rechazan estas herramientas preventivas como "modo alternativo de vida", basado a su juicio en un falso debate entre la adecuación o no de las vacunas.

Asimismo, García ha criticado la "frivolidad" con que algunas figuras políticas abordan el asunto, como por ejemplo el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini.

"(Salvini) ha cuestionado públicamente la seguridad de determinadas vacunas desde posturas absolutamente ajenas a la evidencia ya la realidad científicas, lo que supone un peligro. Debemos estar alerta y actuar si es necesario", ha subrayado el presidente de la AEV.

"El debate, que quede claro, no es vacunas sí frente a vacunas no, sino ciencia y evidencia frente a creencias", ha sentenciado Amós Gacía.

Pese a ello, Canarias presenta unos datos de población infantil vacunada similar al conjunto del Estado, con una tasa superior al 95 por ciento, lo cual indica que esos "reticentes" a las vacunaciones son todavía "escasos".

Una de las razones de esa cobertura "elevada", según Amós García, radica en el criterio de equidad de las vacunas, que garantiza un acceso amplio a toda la población infantil independientemente de la capacidad económica de sus padres, y a la rigurosa planificación del calendario vacunal español, "uno de los mejores del mundo".

El jefe del servicio de epidemiología y prevención de la Dirección General de Salud Pública, Domingo Núñez, ha resaltado además que las vacunas "mueren de éxito" porque dejan de ser necesarias cuando una enfermedad se erradica en todo el mundo.

Domingo Núñez se ha referido a la viruela como enfermedad ya erradicada que no requiere de una vacuna, "cuando hace años era obligatoria", o a la polio, que pese a estar próxima a su extinción, requiere todavía de una vacunación hasta que desaparezca totalmente del planeta.