Pekín da por controlado el peligroso brote

19/06/2020

La capital china respiró ayer aliviada al anunciar el jefe de epidemiología del país que el pico de contagios por el foco del principal mercado de alimentos de la ciudad se alcanzó hace cinco días. Hasta ahora se han detectado 158 personas infectadas

ETIQUETAS:

Pekín respiró ayer aliviada después de que el jefe de epidemiología del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de China, Wu Zunyou, afirmase que el brote en el principal mercado de alimentación de la ciudad «está controlado» y que el pico de la infección se alcanzó hace cinco días. La ciudad sigue en estado de alerta, con fuertes restricciones y realizando test de coronavirus a cientos de miles de personas, pero el descenso de los nuevos casos anunciados ayer –diez menos que el día anterior– y las palabras de Wu han sido un bálsamo que cayó por la tarde, a la vez que una inusual lluvia, sobre sus habitantes.

Wu ya había dicho hace dos días que las siguientes 48 horas serían claves para controlar el brote y, efectivamente, así ha sido: el martes los nuevos casos fueron 31 en Pekín, superando en cuatro a los del día anterior y los del miércoles (que se anunciaron ayer) fueron 21, diez menos. Pero el lunes se habían anunciado 36, los mismos que el domingo, las cifras máximas de contagios diarios que ha alcanzado el brote de Pekín.

Aunque no se comunican hasta hoy, probablemente el jefe epidemiólogo chino ya tenía a las 17.00 horas locales (09.00 GMT) una estimación de los casos detectados este jueves, lo que le permitió decir que se había alcanzado el pico del brote el pasado sábado. «En los próximos días seguiremos viendo nuevos casos confirmados, pero la transmisión del virus está bajo control, con lo que la curva se irá aplanando poco a poco. El brote está controlado», afirmó Wu en su rueda de prensa en Pekín.

Según el epidemiólogo, este tipo de brotes, como el que ha dejado hasta ahora 158 casos en la capital, «podrían haber aparecido en cualquier parte», pero afortunadamente «Pekín ha actuado rápido para minimizarlo». «Esto no quiere decir que los casos vayan a reducirse drásticamente, la curva irá bajando poco a poco. Habrá nuevas infecciones, pero de forma esporádica», explicó y afirmó que «el 13 de junio se llegó al pico de transmisiones» en la ciudad.

El experto destacó que el origen del brote está relacionado con el almacenamiento de mariscos en mercados a baja temperatura y en condiciones de humedad, tal y como habría sucedido en el mercado mayorista de Xinfadi, en el distrito capitalino de Fengtai y el mayor no solo de Pekín sino de toda Asia. «Todavía son necesarias más investigaciones, pero creo que estas condiciones hacen que el virus pueda esconderse y sobrevivir. El año pasado, cuando comenzaron los casos en Wuhan, los expertos sospechamos que los animales salvajes podrían ser la causa. Este nuevo brote en Pekín nos ha hecho volver la mirada atrás: ofrece una nueva dirección a la que mirar para resolver este misterio», dijo.

Una ciudad bajo estrictas restricciones y medidas de control

Pekín continuó ayer bajo estrictas restricciones y aplicando medidas extraordinarias para atajar el brote, como la realización de test del virus a decenas de miles de personas, entre ellas todos los empleados de restaurantes, mercados y universidades. En varias partes de la ciudad se han instalado puestos ambulantes para realizar las pruebas, junto a baños móviles para las personas que aguardan en las colas. El portavoz municipal, Xu Hejian, anunció que ya se han realizado 87.000 test en el distrito de Fengtai. Hasta el miécoles se habían realizado 356.000 y ayer se esperaba superar los 500.000. Además, quienes visitasen el mercado de Xinfadi desde el pasado 30 de mayo y quienes mantuviesen contacto con los que trabajan allí deberán someterse a dos pruebas de coronavirus, una antes y otra después de permanecer aislados durante 14 días en sus comunidades de vecinos.