Murió después de que un ensayo clínico agravara su estado

12/10/2019

El Consejo Consultivo ha instado al Servicio Canario de Salud (SCS) a indemnizar a los hijos de un paciente con cáncer que falleció en mayo de 2010 en el Hospital Insular de Gran Canaria tras sufrir una serie de complicaciones a raíz de su participación en un ensayo clínico.

El dictamen emitido por el órgano autonómico sostiene que su inclusión en esta evaluación experimental originó una «pérdida de oportunidad» de recuperarse y un sufrimiento adicional a los padecimientos que arrastraba, por lo que entiende que ese daño debe ser resarcido a través de una compensación económica a sus herederos.

Aunque los hijos solicitaban una indemnización de 70.000 euros por las reacciones adversas derivadas de ese ensayo, el Consultivo considera que la cantidad debe ser fijada mediante un informe emitido por un especialista en valoración del daño corporal sobre la base de la edad del paciente (59 años), las circunstancias y el grado de probabilidad de los resultados en caso de no haber participado en la evaluación.

El paciente comenzó el tratamiento entonces experimental en noviembre de 2009, seis meses después de llegar a Gran Canaria desde Barcelona, donde le habían diagnosticado un linfoma no Hodgkin folicular, un cáncer que afecta al sistema inmunitario. Seguir leyendo aquí.