Listas de espera y Urgencias copan las quejas al Defensor del Paciente

20/01/2020

La memoria de 2019 registra 307 casos de presuntas negligencias médicas en las islas, 18 menos que el año anterior. El Hospital Universitario de Canarias es el que más tiene, seguido del Insular-Materno Infantil. El archipiélago es una de las comunidades autónomas con más denuncias por las demoras

La asociación del Defensor del Paciente registró en 2019 un total de 307 presuntas negligencias médico-sanitarias en la sanidad pública en Canarias, 18 menos que el año anterior, denuncias que se centran en las listas de espera, urgencias, cirugía general, ginecología y obstetricia y traumatología (por este orden), según recoge la memoria anual de la entidad hecha pública ayer lunes. En el conjunto nacional se alcanzaron los 13.454 casos de supuesta mala praxis, lo que supone 881 menos que en 2018, que derivaron muertes en 757 muertes, 53 menos que en el año anterior, según el informe de 2019.

Por provincias, la asociación recogió 174 casos en la de Santa Cruz de Tenerife, 11 menos que en 2018, y 133 en la de Las Palmas, siete menos, encabezados por el Hospital Universitario de Canarias y el complejo Insular Materno-Insular seguidos de la Candelaria, doctor Negrín y el doctor José Molina Orosa. Canarias es de las seis comunidades autónomas, junto Andalucía Cataluña, Aragón, Extremadura Asturias, que mayor número de quejas por demora para una intervención presenta en el territorio nacional, mientras que las once restantes destacan por las denuncias de Urgencias y Cirugía general.

En opinión de Carmen Flores, presidenta de la citada, las cifras pueden parecer «bajas, pero no lo son porque los afectados cursan sus denuncias por otras vías que nosotros no controlamos», y que se ven «dañados por el cierre de plantas hospitalarias, pésima gestión administrativa, falta de médicos, desmantelamiento de la sanidad pública canaria, poca inversión presupuestaria...». Además, según Flores, aunque el número de negligencias médicas ha descendido, «sin lugar a dudas, la sanidad no goza de buena salud», porque –según explica– «los casos más habituales han sido por mala praxis, como intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención deficiente...»

Señas de identidad

La presidente de la asociación resalta que las esperas quirúrgicas siempre han sido la «seña de identidad negativa» de Canarias ya que a pesar de los «cambios de gobierno y de siglas políticas, la realidad es que 24.862 personas engrosan la lista y con una demora media de 127 días, sobre todo, en neurocirugía, cirugía pediátrica, cirugía plástica y traumatología y «todo sigue igual, sin mejorías». «Estas cifras, que han mejorado solo un poco, son las que entrega el Ejecutivo canario y al Ministerio de Sanidad y no sabemos con qué filtros se los da».

Aún así, los tiempos de demora el archipiélago son los mayores de toda España y varían de forma sustancial en función de la isla y del hospital», critica. Flores considera que Teresa Cruz, podrá estar elaborando un decreto para publicar los datos mensualmente e incluso una lista única pero «no es necesario porque lo que los pacientes necesitan es que se atiendan procesos urgentes y darles cita con premura para que puedan llevar ina vida razonable. Un paciente no puede dejar de trabajar esperando por una cirugía de traumatología o por una resonancia magnética para saber qué padece».

Los casos de denuncias por los servicios de Urgencias de los hospitales son los siguientes más numerosos que recibe la asociación desde las islas, seguido por las quejas sobre el mal estado de las ambulancias . «La saturación en el Negrín o en el Insular, donde los propios trabajadores denunciaron ante la Fiscalía su situación asistencial habla por sí sola». Otro motivo destacable concierne a «Al canario le hace falta menos burlas, bastante más seriedad y responsabilidad por parte de sus gestores políticos», sentencia Carmen Flores, porque «ya está bien de que no se les diga la verdad», afirmó.