Las urgencias sociosanitarias agotan las camas concertadas de Sanidad

21/02/2020

La administración tiene «copadas» las más de 1.400 plazas de las que dispone en Gran Canaria y Tenerife. Su responsable, Teresa Cruz, reconoce que en estos momentos no podría «reubicar» a ningún paciente mayor con alta administrativa que permanezca en los hospitales del Servicio Canario de Salud.

ETIQUETAS:

Todas las camas sociosanitarias concertadas por la administración sanitaria están «copadas». Teresa Cruz, consejera de Sanidad, señaló a este periódico que las más de 1.400 plazas que se disponen en Gran Canaria, alrededor de 600, y en Tenerife, otras 850, permanecen en la actualidad ocupadas por personas mayores que requieren de atención sociosanitaria.

En este sentido, la consejera reconoció que «no» dispone en estos momentos de plazas para reubicar a los pacientes con alta administrativa ocupando camas en planta o camilla que lleguen por los servicios de Urgencias hospitalarios, que la semana pasada contabilizaba en 350, un cifra que se incrementó en más de 100 personas desde octubre, y que, según Cruz, está relacionada con el envejecimiento de la población de las islas, con un 7% más de mayores de 65 años entre 2007 y 2018.

«Esta es la realidad», afirmó la responsable sanitaria, quien garantizó que en caso de que «aumente el número» de mayores con estas necesidades en los servicios de Urgencias «se sacarán, se buscarán, otros espacios, que no serán los habituales, para darles la respuesta adecuada», no sin reconocer que la carencia de plazas sociosanitarias está «dificultando la calidad asistencial en los centros públicos». La consejera además explicó que, en muchos casos, se trata de pacientes que necesitan asistencia sanitaria de baja complejidad y atención psicosocial tras dejar atrás la urgencia hospitalaria. En algunos casos, por la imposibilidad de las familias de hacerse cargo de su situación.

Cruz ya informó al Parlamento a finales del pasado año que el Ejecutivo regional elaboraría un decreto de atención sociosanitaria, aún pendiente de concluir, para dar respuesta al paulatino envejecimiento de la población canaria y definir con claridad los límites entre este tipo de asistencia y la atención a la dependencia y anunciaba la creación de 2.000 plazas sociosanitarias en cuatro año.

Solicitudes

Por su parte, el Cabildo de Gran Canaria, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), señaló el pasado martes que en los últimos seis meses había tramitado 60 solicitudes de plazas sociosanitarias por la vía de urgencia a petición del Servicio Canario de Salud (SCS), la mayoría de ellas procedían del hospital universitario de Gran Canaria doctor Negrín, según aseguró Isabel Mena, consejera de Política Social y Accesibilidad de la citada corporación insular, y quien apuntó que desconoce si las peticiones sanitarias de ambos centros grancanarios proviene «del mismo centro por personas que acuden a las urgencias y se quedan ingresados con alta administrativa o de un hospital concertado».

«No todo el que está en el hospital acaba en una residencia. Para ello tiene que ser una persona dependiente, tener un grado y necesitar atención sociosanitaria, bien residencia, atención domiciliaria, centro de día. Quiero dejar claro que aunque esté en el hospital, respetamos la lista de espera; no se ponen por delante de nadie», aseveró Mena.

La consejera cabildicia, en esta línea, quiso concretar que «todos los casos» de mayores que se encuentran en situaciones que pueden ser de urgencia sociosanitaria, «son valorados.» Y todos los que corresponden al criterio de urgencia son «trasladados al recurso asignado y los que tienen valorada una dependencia pero no es urgente, entran a ingresar la lista de espera», sentenció. Eso sí, Mena advirtió de que los servicios de Urgencias «no pueden convertirse en la puerta trasera de entrada al sistema, porque ya hay personas con el derecho reconocido».