Nueva plataforma

La Marea Blanca llama a salir a la calle por la sanidad pública

18/05/2018

Una veintena de organizaciones impulsa la plataforma que exige al Gobierno canario que deje de primar la sanidad y los conciertos privados.

La incesante «ola privatizadora» de los servicios médicos, el «aumento de la deriva de pacientes a las clínicas privadas» y la «profunda preocupación por la situación de la sanidad pública» son algunos de los asuntos que ha llevado a una veintena de organizaciones a crear en las islas La Marea Blanca.

La plataforma, que se constituyó el pasado 15 de mayo, se define como un «punto de encuentro abierto a la ciudadanía preocupada por la sanidad pública» que cada vez está «más privatizada» y ofrece «peor calidad», explicó la portavoz de La Marea Blanca, Xili Delgado.

«La mejor forma de defender el derecho fundamental de a la salud es garantizar una sanidad pública universal y gratuita, con equidad y con calidad, que esté suficientemente financiada y con gestión pública», añadió.

La Marea Blanca avisa del «peligro» que corre la sanidad pública canaria y entiende que hay que hacer un «esfuerzo para su defensa» dado que el Ejecutivo canario está claramente beneficiando los intereses privados, como recordó Delgado al mencionar los 200 millones de euros que se han destinado a servicios sanitarios de clínicas privadas.

A juicio de la plataforma, los gobernantes canarios se han «asegurado» derivar pacientes y medios a las clínicas privadas y siguen sin aceptar que «la promoción de la salud y la prevención son medidas más eficaces. Nos ahorraríamos millones en tratamientos agresivos y sus secuelas y, los más importante, salvaríamos vidas». Sin embargo, criticó la portavoz, «la sanidad privada busca el beneficio a corto plazo, y la prevención no es rentable».

Para La Marea Blanca, la sociedad canaria está siendo testigo «del desmantelamiento de la sanidad pública en favor de las clínicas privadas concertadas» y, además, «el Gobierno canario se ha encargado de desprestigiar los servicios públicos», ese, admitió Delgado, «el descrédito de la sanidad pública es el paso previo para la privatización».

Desde la plataforma se llama «a las familias, a la ciudadanía en general, a que salga a la calle a defender su derecho a la salud y a tener una sanidad pública de calidad», insistió. Mañana sábado habrá manifestaciones en Gran Canaria (desde la plaza de las Ranas, en Triana, a las 11.30 horas), Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura.

La Marea Blanca llama a salir a la calle por la sanidad pública

La portavoz de La Marea Blanca recordó que este interés privatizador del Gobierno canario con la sanidad pública no es nuevo. «Desde hace décadas padecemos una pobre financiación crónica. A partir de 1997 comenzó la colaboración con las empresas privadas y las han fortalecido colaborando cada vez más con ellas en lugar de apostar por el servicio público», lamentó.

Además, Delgado señaló las listas de espera como «un tema sensible» que no es «ni un problema puntual ni estructural». En su opinión se mantienen, por un lado, porque no se establecen planes de salud, en particular que aborden la situación de buena parte de la población mayor que padece enfermedades crónicas. Y por otro, dijo, porque es una forma de meter dinero público en las clínicas privadas. «El Servicios Canario de Salud ha aumentado en un 17% las cirugías que se hacen en la sanidad privada y solo un 5% se hacen en la pública», dijo. Lo mismo pasa con la rehabilitación. «En la sanidad pública cierra por la tarde y mientras los servicios privados se expanden por toda la isla».

También las ambulancia y el servicio de transporte no urgente es otro de los temas que afecta a la sanidad pública porque muchos pacientes ocupan camas en urgencias, con su alta en la mano, explicó, porque nadie los lleva de vuelta a casa porque viven en la periferia.

La peor calificación

Preguntada por los datos del Barómetro sobre Sanidad del CIS, que sitúa a los canarios como los españoles que más prefieren la medicina privada sobre la pública, Xili delgado explicó que era consecuencia de la «falsa creencia» impulsada por el propio Gobierno canario al desmantelar el sistema. «La gente nos da la peor calificación porque el Gobierno canario se lo ha ganado a pulso», dijo. También criticó que se defiendan los seguros privados, cuando el 44% de la población está en riesgo de exclusión y el 11% reconoce que no puede comprar medicamentos.