La industria trabaja en 20 vacunas para frenar el coronavirus

26/03/2020

Hasta nueve hospitales españoles participan en ensayos clínicos con diferentes fármacos

El principal reto en la lucha contra el virus del Covid-19 es obtener una respuesta farmacológica en el menor tiempo posible. Los expertos señalan que lo más probable es que para el próximo invierno haya algunos medicamentos que se puedan usar para tratar el coronavirus. O, mejor dicho, combinaciones de fármacos en uso o en experimentación que han dado buenos resultados con otras enfermedades. «Hay medicamentos antiguos que ya tienen los ensayos realizados, lo cual va a acelerar los procesos», explica el catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria y experto en epidemias, Víctor Briones.

Según los datos de la Federación Internacional de la Industria Farmacéutica (IPFMA), de la que forma parte Farmaindustria, las líneas de investigación se han disparado. Si hace apenas dos semanas eran cuatro, ahora hay hasta 20 proyectos de vacunas en marcha. «Cuantas más compañías adopten diferentes enfoques para encontrar una vacuna, mayores posibilidades de éxito», explica el director general de IPFMA, Thomas Cueni.

Estas investigaciones, que no tendrán resultados palpables hasta dentro de un año o año y medio, se están desarrollando en colaboración con las dos redes mundiales existentes para fomentar la I+D biomédica: la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI) de la Unión Europea y la Coalición para las Innovaciones y la Preparación para Epidemias (CEPI) de Estados Unidos.

Por otra parte, los laboratorios, según señala en un comunicado Farmaindustria, tienen identificados hasta una treintena de medicamentos potenciales, de los cuales catorce están en la fase inicial de investigación, otros cuatro en la fase I de desarrollo, tres en la fase II y uno ha comenzado los ensayos de fase III, la última antes de su aprobación. Entre estos fármacos, se encuentran algunos diseñados para tratar el sida o el ébola, como el remdesivir de Gilead.

La compañía estadounidense ya está realizando dos nuevos ensayos con clínicos con mil personas (fase 3) para evaluar la eficacia y la seguridad del medicamento, proyectado inicialmente para el ébola, pero que también ha dado buenos resultados con el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), otras dos enfermedades provocadas por un coronavirus.

Investigaciones españolas

Este proyecto de Gilead se desarrolla desde comienzos de mes en Asia y en países con alto índice de casos diagnosticados con dos grupos, a los que se les aplicará remdesivir por vía intravenosa durante un tiempo determinado (cinco o diez días) y a un pequeño grupo se les dará tratamiento estándar. Este medicamento, usado ya en ocho hospitales españoles, se probó con el primer paciente estadounidense enfermo, que está curado. Otras opciones que se están estudiando son lopinavir y ritonavir (AbbVie), el inhibidor zanamivir (GSK) o el interferón, investigado por varias compañías (Roche, Merck y Bayer).

En el hospital Germans Trias i Pujol (Barcelona), un estudio probará la eficacia de la combinación de los antivirales darunavir y cobicistat, que se emplean contra el VIH, y también del uso de la hidroxicloroquina, fármaco contra la malaria. El estudio, liderado por dos investigadores de la Fundación Lucha contra el Sida, Oriol Mitjà y Bonaventura Clotet, cuenta con la colaboración de los laboratorios Rubió y de la filial española de Gebro Pharma.

Por último, hace unas semanas la compañía PharmaMar anunció su intención de solicitar a las autoridades españoles pruebas con plitidepsina a los pacientes infectados por el virus del COVID-19. Este compuesto químico, según la compañía, ha dado buenos resultados con el coronavirus humano HCoV-229E, que tiene un mecanismo de multiplicación y propagación muy similar al COVID-19. Estos estudios se han llevado a cabo en el Centro Nacional de Biotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).