Salud

España registra 10.000 casos nuevos de psicosis al año

08/02/2018

España tiene 10.000 nuevos casos de psicosis al año, con especial incidencia entre los jóvenes, ya que la mayor parte de los trastornos aparecen antes de los 30 años, aunque pueden transcurrir dos años entre la aparición de los primeros síntomas y el primer contacto terapéutico.

ETIQUETAS:

Así se ha puesto de relieve hoy en la jornada “Jóvenes y psicosis: ¿qué podemos hacer?”, organizada por la Alianza Otsuka-Lundbeck, con el respaldo de la Sociedad Española de Psiquiatría y que ha contado con la participación del secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza, y del cardiólogo Valentín Fuster.

El representante del Ministerio de Sanidad ha adelantado que la nueva Estrategia de Salud Mental estará ultimada en los próximos meses y presentada a las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud.

Castrodeza ha explicado que establece “un abordaje muy transversal”, no solo desde el punto de vista del enfoque a los pacientes sino también a las familias.

Además, ha anunciado que la especialidad de psiquiatría infantil será una realidad en 4 o 5 meses.

Durante la jornada se han presentado los resultados preliminares del “Libro Blanco de la intervención temprana en España” que concluye que sólo un 38 % de la población está cubierta por programas de ese tipo.

Eso a pesar de que mejora el pronóstico, adelanta la recuperación y es coste-efectivo, ha señalado el vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y jefe de servicio de psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Celso Arango.

El estudio ha identificado 48 programas activos en España (22 con requisitos mínimos), con una elevada heterogeneidad en cuanto al grado de implantación, trayectoria o recursos.

Tan solo Cataluña y Navarra y Vizcaya cuentan con financiación específica para el desarrollo de esos programas y cubren toda la población.

Aunque estos programas tienen un coste inicial, se produce un ahorro a los 6-10 años de su implantación, derivado de la menor pérdida de productividad y menos ingresos hospitalarios y gastos intangibles por una menor tasa de suicidios o menos ingresos en prisión.

Por su parte, el doctor Fuster ha reflexionado sobre cómo la prevención primaria y secundaria que se hace en salud cardiovascular pueden extenderse a otras áreas como la psiquiatría, incluyendo los cuadros de psicosis.