España compró test de baja calidad a una empresa china sin licencia

26/03/2020

Fernando Simón reconoce problemas con las primeras 9.000 pruebas rápidas llegadas a España. Han sido devueltas y se buscan nuevos proveedores.

ETIQUETAS:

China ha afirmado este jueves que España compró los test para coronavirus que no están ofreciendo resultados fiables a una empresa que «no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos».

«El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida», ha afirmado la Embajada de China en varios mensajes en su cuenta de Twitter.

Fuentes de la Embajada de China explican que el Gobierno de su país proporcionó a la Embajada de España en Pekín, que ha realizado las compras de material, una lista de proveedores con licencia oficial en la que no aparece la empresa Bioeasy, fabricante de los lotes no fiables. «No entendemos cómo España ha llegado a esta empresa», aseguran sorprendidas estas fuentes.

La Embajada del país asiático aclara que la compra de los 5,5 millones de test que anunció el miércoles el Ministerio de Sanidad «está en curso y los materiales no han salido de China aún». También aclara que «las donaciones realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como Alibaba no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology».

Por su parte, el jefe de Emergencia de Sanidad, Fernando Simón, ha reconocido sin ambages que el primer lote que test rápidos de coronavirus que compró la administración central en China no funciona, tal y como vienen denunciando los primeros médicos que lo han usado, que aseguran que da falsos negativos.

Simón, en esencia, ha admitido que el proveedor asiático se la ha ‘colado’ a Sanidad con un lote de 9.000 test cuyas funciones reales «no corresponden a lo que venía en los certificados de calidad con marcados con el sello CE». Esto es, su umbral de detección es mucho menor al que prometía el etiquetaje.

Estos aparatos, según han admitido los técnicos de Sanidad, no fueron probados antes de su adquisición por las premuras con las que se realizó la compra. El propio Simón ha admitido este jueves que los test llegaron directamente al Centro Nacional de Epidemiología y a varios hospitales de Madrid, que, durante el proceso de «validación», han sido los que han comprobado que no localizan la mayoría de casos positivos.

Simón ha explicado que ya se ha procedido a devolver este primer lote, mientras la Administración central, ha asegurado, ha logrado ya cerrar con otros proveedores chinos la compra de otros cinco millones de test, que estarán en España en un «breve plazo».