El pico de invierno comienza a congestionar los servicios de urgencias de los hospitales

18/01/2020
ETIQUETAS:

Si bien aún no se alcanzan los datos de colapso de las urgencias hospitalarias protagonistas habituales por estas fechas con la llegada del frío, desde las primeras semanas de diciembre se vienen produciendo picos asistenciales puntuales que ya a mediados de enero han comenzado a congestionar los servicios del doctor Negrín e Insular.

«El panorama comienza a ponerse feo», aseguran sus profesionales, ante el incremento de pacientes con enfermedades respiratorias como consecuencia de los reiterados episodios de calima que viene sufriendo las islas «casi semanalmente», con la llegada del virus de la gripe que alcanzará su pico máximo en las próximas semanas y el atasco de pacientes en espera de centros concertados y casos sociales.

Esta situación ha obligado a ambos servicios a activar espacios que están por inaugurar, como el módulo P para paciente psiquiátricos en el caso del hospital Insular, y de ocupar parte de las 50 nuevas camas en el Negrín para los usuarios sociosanitarios, destacan las mismas fuentes, quienes advierten que el gran pico de la gripe se está «retrasando más que otros años y aún está por ver cómo afectará a la población».

Esta semana, por ejemplo el pasado miércoles, el servicio de Insular, que atiende una media de diaria de 214 usuarios, amanecía con 65 personas pendientes de ingreso en planta, otros cuatro en espera de centros concertados y una distocia socia social, es decir 70 pacientes. Similares cifras presentó ese mismo día el Negrín, cuya área asiste 250 personas cada día de media, que amaneció con 40 usuarios esperando cama en hospitalización sin cama y 30 pendientes de cama concertada o sociosanitaria, según precisaron fuentes sanitarias que sostienen que el dato es «por el momento normal y confortable» para esta época del año. Advierten de que los hospitales grancanarios «se están quedando sin capacidad para absorber a los pacientes por falta de camas y de altas médicas que podrían «complicar en pocos días las» la situación.

Los planes de contingencia por la llegada del pico de la gripe están funcionando desde diciembre en sendos hospitales grancanarios. En el Negrín, entre otras medidas, se ha habilitado una ala con 30 camas para intentar agilizar la salida de pacientes a centros concertados. En el caso del Insular se ha reforzado la plantilla para asistir en mejores condiciones a los pacientes que acudan al servicio de urgencias.

Alergóloga

La calima tiene un efecto irritante potente en las personas que sufre asma. En Canarias esta patología respiratoria afecta al 22% de la población superando la prevalencia nacional y de los que un 16% padece asma grave, según señaló Teresa Carrillo, responsable del servicio de Alergología del hospital universitario de Gran Canaria doctor Negrín. Los afectados tienen alto riesgo de presentar complicaciones sobre todo si coincide con una gripe porque «las vías respiratorias se hinchan e inflaman, producen mayor mucosidad, lo que dificulta la respiración», explica. Este tipo de contaminación natural y la presencia de la calima invernal, unida a la circulación cada vez más intensa del virus de la gripe se «puede convertir en un riesgo para los pacientes que no estén controlados o en tratamiento».