El Negrín tendrá 200 camas nuevas este mes y sustituirá las de transición

12/03/2019

La gerencia del hospital reconoce que las que utiliza en la planta de transición no son modelos actuales, pero han resuelto con garantías la estancia de los pacientes ante una necesidad puntual

La dirección gerencia del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín ha reconocido que aunque las camas de la planta de transición «no disponen» de todas las prestaciones con las que cuentan las actuales, «han resuelto con garantías la estancia de los pacientes en este centro hospitalario». Estas declaraciones las realizó en respuesta a la denuncia que profesionales y familiares trasladaron a CANARIAS7 sobre la precariedad y antigüedad de las citadas camas y que publicó en su edición del pasado jueves.

La misma fuente señaló que «en breve serán sustituidas» ya que este mes el hospital dispondrá de 200 camas nuevas adquiridas por concurso público que se resolvió a finales de 2018 para hospitalización y además, concretó que está previsto, por tanto, que «en este mes de marzo llegue el primer lote con camas destinadas al área de Hospitalización, mientras que en el próximo mes de abril llegará otro nuevo lote con más camas para este mismo área y para la unidad de Medicina Intensiva y de Reanimación».

La gerencia señaló que, sin embargo, «hay que tener en cuenta que el centro hospitalario utiliza todos los recursos que están a su alcance ante situaciones que así lo requieran y se necesite ante la demanda de cama»..

Familiares y personal del hospital de Gran Canaria Doctor Negrín denunciaron a este periódico que los más de 20 pacientes que ocupan la planta de transición, en el ala A2 derecha, permanecían en «camas del año de la pera, muchas de la época de el Pino». «Es una vergüenza –dijeron las mismas fuentes– que los viejitos no tengan una cama decente donde recuperarse, sin barras de seguridad porque no las admite y sin motor para subirlas y bajarlas, tanto que algunas funcionan a manivela y a los que únicamente asisten una enfermera y un auxiliar de enfermería».

Asimismo explicaron que las camas que se encontraban en esta ala, son las «28 que actualmente, se encuentran en el nuevo espacio, recientemente inaugurado, del servicio de Urgencias» del hospital grancanario, por lo que el centro tuvo que recurrir para solventar la necesidad de camas de la planta de transición « a las que se encontraban en el almacén o en mantenimiento» porque los servicios hospitalarios están obligados a devolver la camas en las que suben los pacientes desde Urgencias.

En este sentido, las mismas fuentes apuntaron que la escasez de camas les obliga, en alguna ocasión, «a retirar las que encuentran reparadas en el servicio de mantenimiento y que ya están asignadas». Según señaló el personal en la misma denuncia a este periódico, se les había comunicado que el centro estaba pendiente de la «adquisición de camas para suplir las dañadas y retirar las antiguas».