El Cabildo cederá el edificio del CULP al Insular, pero no hay fecha

18/04/2019

El hospital trasladará Urgencias al antiguo colegio universitario. Sanidad afirma que es la «solución definitiva» a la situación que sufre el servicio y que 23 médicos denunciaron el lunes a la Fiscalía

El futuro de Urgencias del hospital Insular está en el Colegio Universitario de Las Palmas (CULP), según señala Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud (SCS), en relación a los problemas estructurales y de espacio físico que sufre el citado servicio, y que los 23 médicos del área manifestaron en su denuncia presentada el lunes ante la Fiscalía Provincial de Las Palmas. Los profesionales destacaron en el documento entregado al Ministerio Público que la «carencia de espacio, la falta de médicos, el incremento del número de urgencias y de pacientes sociosanitarios provocan desde hace años «caos y colapso asistencial» por la «penosa» situación y condiciones de trabajo del personal médico.

El edificio del CULP, que es propiedad del Cabildo de Gran Canaria, por el que la administración sanitaria ha mostrado interés no solo se encuentra ubicado en el entorno de complejo sanitario y a muy pocos metros de la cara trasera del citado hospital, sino que lleva años en desuso. Pedro Justo, consejero de Patrimonio del Cabildo grancanaria, confirmó a este periódico que «cederá su uso a al SCS aunque desconoce la fecha» porque en estos momentos cierran «los trámites administrativos de la devolución» de la instalación de 18.000 metros cuadrados por parte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que durante 45 años la destinó para la docencia sanitaria hasta que en 2017 la abandonó definitivamente para trasladarse a las nuevas edificaciones en el campus de San José.

El SCS y Cabildo tienen previsto un encuentro el próximo lunes para avanzar en las negociaciones. Según indicó Domínguez, Sanidad ya dispone del plan funcional que contempla las necesidades y recursos necesarios para que este nuevo servicio de Urgencias responda no solo a la «demanda actual sino a una previsión a diez años». El objetivo es «solucionar el problema de las urgencias de una vez», un servicio que ha sido sometido estos últimos años a mejoras en cuanto a superficie y personal, dijo. Domínguez afirmó en relación a la denuncia en Fiscalía que el SCS tiene «acreditado todos los recursos que se han puesto para mejorar la situación del servicio» los dos últimos años y matizó que la «responsabilidad de la atención sanitaria es de los profesionales».