Sanidad

Piden un impulso a la Ley de Dependencia

22/06/2018

Los expertos recomiendan «cambiar» el sistema de cuidados ante el previsible aumento de dependientes y sustituir la atención «informal» por la especializada.

Necesitamos un nuevo impuso a la Ley de Dependencia y ver qué se puede hacer en los próximos años» porque España y Canarias deben prepararse para el aumento de población mayor y con patologías asociadas a la vejez. Es lo que reclaman los expertos reunidos en las jornadas sobre economía de la salud que se celebran hasta hoy en la capital grancanaria.

A juicio de Francisco Escribano, de la Universidad de Castilla La Mancha, es necesario que el Gobierno de Pedro Sánchez apueste por «volver a estos temas» y espera que «haya consenso para dar a la dependencia la relevancia que tiene. Estamos hablando de que las personas dependientes en nuestro país cada vez son más», abundó. «La Ley de Dependencia fue un gran avance en cuanto a norma, pero el problema es que no tenía presupuesto y cuando no tienen dotación presupuestaria nos encontramos con situaciones como el copago que realizan las personas por recibir los servicios», dijo Escribano.

El experto explicó que la Ley de Dependencia «marcaba que el Estado pagaría el 33%, las comunidades autónomas el 33% y el dependiente el otro 33%». Sin embargo, lamentó Escribano, la realidad es que «la media en nuestro país es que el paciente está pagando más del 55% el coste de la dependencia. El coste lo está sufriendo el paciente». Además, señaló el economista de la salud, hay que tener en cuenta «las diferencias de servicios en cada comunidad autónoma», lo que hace que las prestaciones que reciben no sean «iguales» para todos. Para Escribano, es necesario elevar el aporte económico y situarnos en «los niveles del centro y norte de Europa, que tienen una dedicación presupuestaria muy superior».

Escribano, que moderó ayer la mesa de comunicaciones sobre los cuidados informales, resaltó que los expertos abogan por la sustitución de la atención no especializada por la formal. «Tenemos que cambiar nuestro sistema de cuidados porque no estamos preparados» para el envejecimiento poblacional que se espera. «Lo primero que necesitamos es formación, lanzar a personas especializadas en dependencia, en cualquier tipo de dependencia, porque siempre la asociamos con personas mayores, pero puede ocurrir en cualquier etapa de la vida», recordó Escribano, quien dijo sentir «envidia» de cómo se trata la dependencia en otros países. «Una persona que esté en silla de ruedas en Holanda puede tener a un cuidador 24 horas al día, conviviendo con él, y en España no tenemos ni un sistema formal, los cuidados están en manos de familiares», lamentó. Además, dijo, «repercute económicamente» porque lo que se invierte en dependencia «retorna».