La opinión del experto

¿Cómo influye la melatonina en el sueño?

20/06/2020

La melatonina es una hormona secretada por la glándula pineal que desempeña un papel primordial en la sincronización del sistema circadiano entre los que destaca el ritmo sueño/vigilia y disminuye al envejecer.

Hablar de insomnio y de sus posibles soluciones en una típica conversación de sobremesa implica centrar la atención de los participantes y con frecuencia el inicio de un debate sobre situaciones de diversa índole, experiencias personales, de familiares y amigos con resultados muy diferentes por lo que en base a tan interesante tema y centrado en diversos aspectos sobre la conocida melatonina estructuramos el artículo de hoy.

El insomnio es una sensación subjetiva de malestar respecto a la duración o a la calidad del sueño que puede percibir la persona que lo padece como insuficiente o no reparador que afecta negativamente a la actividad cotidiana por lo que algunos investigadores lo definen como un trastorno de las 24 horas.

Situaciones estresantes de diversa índole, enfermedades e incluso algunos medicamentos alteran la arquitectura del sueño al inhibir la liberación de melatonina generando problemas de sueño.

El ciclo sueño-vigilia interviene en el patrón normal del sueño, la noche y la oscuridad estimulan la síntesis de melatonina, por el contrario la luz inhibe su síntesis.

Existen sistemas de neurotransmisión que pueden promover el sueño, el más importante es el gabérgico cuyo principal componente es el GABA (Ácido ganma amino butírico) responsable de los efectos del neurotransmisor inhibitorio más importante en sistema nervioso central

¿Qué es la melatonina?

Es una neurohormona natural producida por la glándula pineal durante la noche y derivada de un neurotransmisor vinculado con los trastornos de ánimo que es la serotonina.

Tiene un importante papel en la regulación de los ritmos biológicos, es la responsable del cambio del ciclo de vigilia a sueño y además tiene unos efectos directos facilitando el sueño.

La producción de melatonina fisiológica disminuye con la edad aspecto importante a tener presente.

Desde un punto de vista fisiológico, la secreción de melatonina aumenta poco después del anochecer y alcanza su pico máximo entre las 2 y las 4 de la madrugada y va disminuyendo en lo que pudiéramos definir como la segunda mitad de la noche.

A día de hoy se cree que la actividad de la melatonina en determinados receptores del sistema nervioso central (MT1,MT2 y MT3) contribuye a sus propiedades estimulantes del sueño debido a que dichos receptores, sobre todo los MT1 y 2 intervienen en la regulación del ritmo circadiano y del sueño.

La melatonina puede actuar tanto para inducir como para mantener el sueño en dependencia de su formulación.

La curva de melatonina es fase dependiente de la luz, lo que quiere decir, el momento de exposición a la luz es muy importante como factor externo que puede modificar la misma.

El efecto real de un medicamento, su eficacia y seguridad dependen en gran medida de la formulación en la que el producto se presenta en lo que esta incluido la melatonina, no todas son iguales ni tienen la misma eficacia en la práctica clínica.

¿Qué situaciones pueden disminuir la cantidad de melatonina disponible para conciliar y mantener el sueño?

El propio envejecimiento fisiológico, situaciones estresantes, enfermedades neurodegenerativas frecuentes como Alzheimer o Parkinson, enfermedades cardiovasculares como la insuficiencia cardiaca , dolor crónico ,el uso continuado de medicamentos como antiinflamatorios no esteroideos y algunos antihipertensivos entre otros.

Se distinguen formas farmacéuticas de liberación inmediata de las de liberación modificada, que a su vez pueden ser de liberación prolongada o de liberación retardada.

Cuando se precisa por el cuadro clínico del paciente un inicio de acción rápido las formas de liberación inmediata son las preferidas pero por el contrario ante otras situaciones las de liberación prolongada pueden facilitar el cumplimiento y adaptarse mejor a la propia fisiología del organismo.

En el caso especifico de la melatonina, su semivida de eliminación es muy breve, lo que hace imprescindible para que sea eficaz durante todo el periodo del sueño se utilice una formulación prolongada para así poder adaptarse al perfil de liberación fisiológica de la melatonina que produce de manera natural el organismo.

Desde un punto de vista conceptual, solo un medicamento con eficacia probada puede usarse tanto para prevenir como para tratar una enfermedad determinada con mayor seguridad.

Por lo general, cuando es bien tolerada la melatonina no produce somnolencia diurna ni incrementa el riesgo de caídas y fracturas.

Otro elemento importante a tener en cuenta en el manejo del insomnio en pacientes mayores es que el producto utilizado no altere la memoria, la función cognitiva ni las actividades de la vida diaria.

Sin lugar a dudas el manejo y tratamiento del insomnio en los adultos mayores es un problema complejo.

Establecer cambios en el estilo y hábitos de vida, cumpliendo las diferentes medidas de higiene del sueño son un siempre un primer paso importante en el tratamiento del insomnio.

Datos prácticos:

*La melatonina se asocia al control de los ritmos circadianos y a la adaptación del ciclo luz-oscuridad.

* Hay claras evidencias que la melatonina se asocia a un efecto hipnótico y a una mayor propensión al sueño.

*El efecto hipnótico pudiera explicar en cierta medida los efectos adversos que notan algunas personas cuando inician el tratamiento con melatonina.

*La melatonina ha sido utilizada desde hace muchos años y con eficacia para ayudar a conciliar el sueño tras largos viajes intercontinentales con cambios en los horarios conocido como “jet lag”.

*Con frecuencia los medicamentos y los complementos alimenticios utilizados para el insomnio tienden a confundirse pero tienen mecanismos de acción y efectos muy diferentes.

*La melatonina de acción prolongada mejora la arquitectura del sueño al regular de manera fisiológica el ciclo de sueño-vigilia.

$!El doctor René de Lamar.
El doctor René de Lamar.