60 mayores hospitalizados con el alta obtienen plaza residencial en seis meses

18/02/2020

El Cabildo grancanario ha realizado el trámite por vía de urgencia a petición de Sanidad. La mayoría procede del Doctor Negrín. «Se está respetando la lista de espera», destaca Isabel Mena

La situación de los pacientes con alta administrativa que permanecen en los hospitales ha vuelto a encender las alarmas. La consejera de Sanidad del Gobierno canario reconocía en octubre pasado que 223 personas ocupaban camas de pacientes agudos en planta o en el servicio de Urgencias cuando lo que necesitan es atención sociosanitaria, una cifra que en cuatro meses alcanza los 350 mayores en pando alguna de sus camas de crónicos o del servicio de urgencias.

En los últimos seis meses, en concreto, el Cabildo de Gran Canaria, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), ha tramitado 60 solicitudes de plazas sociosanitarias por la vía de urgencia a petición del Servicio Canario de Salud (SCS). La mayoría de ellas proceden del hospital universitario de Gran Canaria doctor Negrín, según aseguró Isabel Mena, consejera de Política Social y Accesibilidad de la citada corporación insular, quien apunta que desconoce si las peticiones sanitarias de ambos centros grancanarios provienen «del mismo centro por personas que acuden a las urgencias y se quedan ingresados con alta administrativa o de un hospital concertado».

En este sentido Mena explica que la vía de urgencia significa que se debe actuar «por sentencia judicial, situaciones determinadas que nos llegan desde la fiscalía o a través de trabajadores sociales», y aprovecha para hacer hincapié en que «no todo el que está en el hospital acaba en una residencia porque para ello se debe ser una persona dependiente, tener un grado y necesitar atención sociosanitaria, bien residencial, atención domiciliaria o centro de día».

La consejera además refiere que aunque el afectado se encuentre en el hospital «se respeta la lista de espera; no se pone a nadie por delante de nadie sin antes analizar las situaciones».

«En este caso, el SCS contacta con nosotros para que acudamos a valorar al usuario, quien a lo mejor no necesita una plaza residencial al vivir una situación transitoria, porque, por ejemplo se le ha sometido a una intervención de cadera y únicamente requiere de cuatro meses de cuidados permanentes determinados en casa, o sí le hace falta porque no pueden valerse por sí mismas, atender sus necesidades básicas de manutención, de aseo o su vivienda no tiene las condiciones adecuadas, o le viene mejor algún otro recurso».

Valoración

La consejera insiste en matizar que «todos los casos» de mayores que se encuentran en situaciones que pueden ser de urgencia sociosanitaria, «son valorados.» Y todos los que corresponden al criterio de urgencia son «trasladados al recurso asignado y los que tienen valorada una dependencia pero no es urgente, entran a ingresar la lista de espera», sentencia. Eso sí, Mena advierte que los servicios de Urgencias «no pueden convertirse en la puerta trasera de entrada al sistema, porque ya hay personas con el derecho reconocido».