Canarias crea un plan de atención gineco-obstétrica para mujeres migrantes

Incluye un apartado específico destinado a establecer la asistencia que deben recibir las mujeres migrantes procedentes de África que hayan sufrido mutilación genital

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, ha elaborado el Protocolo de atención gineco-obstétrica a la mujer gestante y puérpera en procesos migratorios, documento con el que se pretende garantizar y facilitar la atención sanitaria inicial adecuada y respetuosa que se presta a las mujeres gestantes y puérperas migrantes procedentes de África.

Este protocolo, que está disponible en la página web del SCS, define los cauces de coordinación entre las distintas entidades implicadas y estandariza las acciones sanitarias en el Archipiélago para ofrecer la mejor atención a estas mujeres en situación de vulnerabilidad que estén en periodo de gestación o hayan dado a luz recientemente.

En este documento se establecen las directrices comunes en el ámbito asistencial para dar una respuesta coordinada y consensuada entre todos los sectores implicados en la atención al colectivo de mujeres migrantes.

Además, con este protocolo se definen las pruebas complementarias usadas como cribado de enfermedad en estas mujeres, se diseñan y se ponen en marcha los circuitos de información que faciliten la continuidad de la atención sanitaria de esta población vulnerable.

Circuito asistencial

Las mujeres gestantes migrantes que lleguen a las costas canarias serán identificadas, y en todos los casos, derivadas inicialmente al hospital de referencia de cada isla, preferiblemente a las Urgencias de Ginecología y Obstetricia, donde se les realizará, además del cribado de covid-19, una valoración y una exploración gineco-obstétrica inicial y donde se tomarán las medidas terapéuticas oportunas.

Tras esta valoración inicial, se establece un circuito asistencial que contempla, en los casos necesarios, la realización de pruebas complementarias, control y seguimiento de la gestación por parte de la matrona, administración de las vacunas indicadas durante el embarazo, asistencia en el parto,

En el caso de las mujeres migrantes que estén en periodo de puerperio, además de todo lo anterior, se les explicarán los beneficios de la lactancia materna y se darán a conocer los métodos anticonceptivos que mejor se adapten a su estilo de vida.

Mutilación genital femenina

El Protocolo de Atención gineco-obstétrica a la mujer gestante y puérpera en procesos migratorios incluye un apartado específico destinado a establecer la asistencia que deben recibir las mujeres migrantes que hayan sufrido mutilación genital.

Esta práctica puede suponer complicaciones de salud específicas a corto, medio y largo plazo para las mujeres que hayan sido sometidas a mutilación genital, por lo que se debe tener en cuenta a la hora de abordar la asistencia clínica a este colectivo. Estas posibles consecuencias deben ser puestas en conocimiento de las mujeres para que sepan detectarlas y comunicarlas al profesional sanitario para su diagnóstico y tratamiento.

Población vulnerable

Canarias se ha convertido en una de las regiones de acogida de las personas que llegan a España para vivir y trabajar procedentes de países empobrecidos, la gran mayoría desde África. Estas personas se encuentran en una situación de desigualdad con respecto a la población nativa y llegan con deseos de establecer aquí su proyecto vital, laboral y familiar.

Existen múltiples factores que influyen en el grado de vulnerabilidad de las personas migrantes, más aún en el caso de las mujeres, ya que se estima que la violencia de género se ve especialmente agravada ante los procesos migratorios.

Por este motivo, se requiere que desde la práctica asistencial, se dirija la atención a la salud sexual y reproductiva desde una perspectiva diversa y basada en derechos. Esta asistencia adecuada y de calidad implica, a su vez, el fomento de la igualdad y la equidad de género, pero siempre considerando las singularidades de cada una de las mujeres a las que se da asistencia sanitaria en el SCS.