Se ha estropeado la lavadora, ¿me la arreglan?

El estado de alarma vigente desde el pasado 14 de marzo condiciona muchas de nuestras actividades cotidianas.

CARMEN BARREIRO / MADRID

El estado de alarma vigente desde el pasado 14 de marzo condiciona muchas de nuestras actividades cotidianas, desde la más evidente que es no poder salir a la calle hasta dónde podemos comprar o qué negocios están abiertos al público. Después de que en los últimos diez días solo hayan estado permitidas las actividades relacionadas «con causas de fuerza mayor» y «circunstancias de primera necesidad», ya tenemos tal cacao sobre qué comercios están abiertos o cuáles son los servicios a los que todavía podemos acudir que vamos a tratar de aclarar algunas dudas a través de siete situaciones que se nos pueden plantear a cualquiera a lo largo de la cuarentena.

Ópticas. ¿Qué pasa si se me rompen las gafas o tengo que cambiar las lentillas? ¿Puedo ir a la tienda?

Sí, no se preocupe. Si se le rompe un cristal o tiene cualquier problema con sus lentes de contacto puede acudir a una tienda especializada sin ningún problema. «Se considera un problema de salud visual y, por tanto, de primera necesidad», explica la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu. Lo mismo ocurriría con los audífonos, por ejemplo. Algunas tiendas incluso le envían un mensajero a casa si no puede ir físicamente al establecimiento siempre que sea un caso urgente, no para comprar una gafas de sol evidentemente. Pregunte en su óptica de confianza y le explicarán cómo tiene que hacer.

Estética. ¿Y los tratamientos que me estaba haciendo? ¿Y la peluquería?

Si estaba realizando un tratamiento en un centro de estética (depilación láser, micropigmentación, todo tipo de masajes corporales y faciales, pestañas postizas, uñas, tratamientos de cabina...) tendrá que interrumpirlos mientras dure el estado de alarma. «Como ocurre con otros establecimientos comerciales como pueden ser los bares o las tiendas de ropa, los centros estéticos también deben permanecer cerrados, por lo que todas las citas programadas para estos días de confinamiento tienen que ser canceladas o retrasadas hasta que se pueda retomar el servicio», precisan las asociaciones de consumidores. Las peluquerías también están cerradas pese a que en un principio el decreto contemplaba su apertura. La única excepción al cierre es el servicio a domicilio para personas con algún tipo de discapacidad.

Ordenadores y móviles. El portátil me está dando problemas y no puedo teletrabajar

Con el auge del teletrabajo y la sobrecarga que soporta la red estos días es fácil que los dispositivos electrónicos –ordenadores, móviles, teléfonos, tabletas...– nos puedan jugar una mala pasada en el peor momento. Así que los establecimientos que se dedican a la venta y mantenimiento de productos tecnológicos y de comunicación están abiertos al ser considerados un servicio de primera necesidad en una situación excepcional como la que estamos viviendo. Se trata de facilitar que los empleados puedan recurrir al teletrabajo en la medida de lo posible y evitar así que se tengan que desplazar hasta su puesto de trabajo.

Gestiones con el banco. La tarjeta de crédito falla cada vez que quiero hacer un pago

Iba a pagar la compra en el supermercado y mi tarjeta de crédito falla, ¿qué hago? Los servicios financieros se consideran esenciales durante esta crisis sanitaria, por lo que cualquier gestión relacionada con oficinas bancarias se puede realizar sin problema. No obstante, se recomienda acudir a las sucursales solo en casos de absoluta necesidad. De hecho, la mayoría de las gestiones se pueden resolver a través de las plataformas online de los bancos o por vía telefónica.

Cambio de telefonía y energía ¿Puedo pedir la portabilidad a otra compañía?

Si está pensando en cambiar de compañía telefónica, mejor déjelo para otro momento. «El Real Decreto-ley 8/2020 prohibió la portabilidad para evitar los desplazamientos del técnico al domicilio, pero el RDL 11/2020 permite realizar portabilidades solo en los casos en los que no sea necesario acudir a la vivienda de la persona que solicita el servicio», aclara Ileana Izverniceanu. En el caso de las compañías eléctricas, los consumidores pueden cambiar de comercializadora pese al estado de alarma, puesto que se pueden hacer todas las gestiones sin desplazarse al domicilio del cliente.

Reparación de electrodomésticos. ¿Se le ha estropeado la caldera o la lavadora tiene una fuga de agua?

Si en circunstancias normales cualquiera de estas situaciones es una faena, ahora más. En cualquier caso, respire hondo porque tienen solución. Igual tarda algún día más de lo habitual en resolver el entuerto, pero podrá arreglar el electrodoméstico que se le ha estropeado sin mayor problema. Incluso podrá comprar otro si no le interesa reparar el suyo. «Los establecimientos están cerrados al público, pero se puede prestar la asistencia a domicilio siempre que los técnicos puedan mantener las medidas de seguridad suficientes para garantizar la salud de unos y otros», explica la portavoz de la OCU. Si necesita comprar un electrodoméstico de repuesto puede hacerlo ‘online’ y recibirlo a domicilio con todas las mismas garantías que si lo hubiese comprado en la tienda física.

Citas médicas. Llevo meses esperando una consulta, ¿se cancela?

En este caso hay que hacer una distinción muy clara entre entre las consultas programadas no urgentes como, por ejemplo, una limpieza dental o una visita al dermatólogo para tratar un problema de caída de cabello, y las indemorables. Si se sube por las paredes por un dolor de muelas o le han salido unos granitos con muy mal aspecto, tranquilo. Llame a su especialista, explíquele lo que le ocurre y le dará una solución. «Aunque todos los servicios relacionados con la salud pueden estar abiertos pese al estado de alarma, muchas clínicas han anulado a retrasado las consultas que no son urgentes», precisa Izverniceanu. Si la cita era en un ambulatorio o en el hospital, llame unos días antes para interesarse por su caso y ellos mismos le explicarán lo que tiene que hacer.