Borrar
Una mujer se vacuna con AstraZeneca en Vigo. EFE

Sanidad rechaza que los vacunados con AstraZeneca puedan optar voluntariamente por la segunda dosis

La sexta actualización del plan de inmunización asegura que no caben las «elecciones individuales» dentro de una estrategia conjunta

Miércoles, 21 de abril 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No habrá vacunación voluntaria con segunda dosis de AstraZeneca para los menores de 60 años que ya fueron inoculados con la primera. El Ministerio de Sanidad rechaza tajantemente esta opción para los más de dos millones de trabajadores esenciales que no han llegado a las seis décadas de vida y que fueron inmunizados con la primera dosis de la profilaxis de la Universidad de Oxford y a los que ahora las autoridades sanitarias vetan el segundo pinchazo por los problemas de trombos detectados entre más de dos centenares de ciudadanos de la Unión Europea menores de 55 años.

La sexta actualización del plan de vacunación contra la covid, que el departamento que dirige Carolina Darias publicó este miércoles tras el acuerdo del martes de la Comisión de Salud, corta de raíz el debate sobre la opción voluntaria de la segunda dosis, tal y como han planteado varias comunidades. «Debe recordarse una vez más que la elección de la vacuna no puede establecerse por elecciones individuales, sino que debe basarse en la eficacia y la indicación para los diferentes grupos de población», apunta el texto.

«Tampoco parece oportuno en el momento actual ofrecer la vacuna de Vaxzevria [nueva denominación de la fórmula de AstraZeneca] a personas de menos de 60 años que voluntariamente quieran vacunarse. La propuesta no solo puede entrar en contradicción con los principios éticos en los que se fundamenta la propia estrategia, sino que, además, si aún no se dispone de suficiente información para adoptar la decisión más adecuada, el valor del consentimiento informado como garantía de una decisión autónoma, sería muy discutible», señala el informe.

«La vacuna a administrar a las personas menores de 60 años que se vacunaron con la primera dosis se decidirá próximamente –continúa el texto–, así como el momento en el que se recibirá esta segunda dosis, según se vaya actualizando y ampliando la evidencia científica, las evaluaciones de la EMA y en comunicación con otros países de la UE».

Tras descartar la inoculación voluntaria, las opciones que sigue estudiando la Ponencia de Vacunas para esos dos millones de trabajadores esenciales (fundamentalmente profesores, policías, militares y bomberos) que recibieron el primer pinchazo son ahora tres: dejarles sin la segunda inoculación y confiar en el 70% de inmunidad que ofrece una sola dosis; administrarles a todos, sin que sea voluntario, el segundo pinchazo de AstraZeneca; o inyectarles una segunda dosis de alguna de las dos vacunas de ARN mensajero ya disponibles en el mercado, la de Pifzer o incluso, la de Moderna, si aumentara su escaso suministro.

El problema es que, por el momento, los especialistas de la Comisión de Salud Pública no tienen datos suficientes sobre la efectividad o las contraindicaciones de un 'cóctel' de vacunas de diferentes marcas comerciales y tecnologías (la de AstraZeneca se basa en el adenovirus). Por eso, el Instituto Carlos III puso en marcha esta semana un estudio exprés para evaluar los efectos de una segunda toma con la profilaxis de Pfizer.

En esta investigación contrarreloj participan 600 personas menores de 60 años como muestra de esos dos millones de trabajadores esenciales a los que Sanidad ha decidido negar la segunda dosis, desoyendo por primera vez en esta crisis sanitaria la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que fijó, como único límite temporal inferior, el de los 18 años.

El ensayo tendría que estar concluido para principios de mayo, ya que es a partir de ese momento cuando los primeros inoculados, pasadas las 12 semanas preceptivas, deberían ser pinchados con la segunda toma.

Así las cosas, según la nueva actualización aprobada por Sanidad, la vacuna de AstraZeneca, por el momento, seguirá teniendo un uso excesivamente estricto para la demanda actual de profilaxis. De acuerdo con este documento, tras acabar a los escasos «trabajadores esenciales» que mayores de 60 con la segunda dosis solo se empleará, como ya se hace en la actualidad, para el denominado grupo 8 «personas entre 60 y 65 años de edad (nacidas entre 1956 y 1961, ambos inclusive)» que están siendo inoculadas empezando por las nacidas en 1956 «avanzando en el año de nacimiento según la disponibilidad de dosis».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios