Efe

Sanidad trata de imponer sin consenso limitaciones a la hostelería y el ocio este verano

Madrid, Andalucía, Murcia, Cataluña y Galicia votan en contra y Euskadi, Castilla y León y Melilla se abstienen en la votación del acuerdo del Interterritorial para dejar de servir en las terrazas a las doce o de cerrar las discotecas a las tres

MELCHOR SÁIZ-PARDO | ÁLVARO SOTO Madrid

El Ministerio de Sanidad quiere imponer sin consenso y sin estado de alarma un verano con normas homogéneas en todo el país sobre ocio nocturno, al menos hasta que España alcance la inmunidad de grupo con el 70% de la población vacunada, algo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez espera que suceda a mediados de agosto. El Gobierno central y las comunidades más afines (entre ellas todas las gobernadas por ejecutivos socialistas) acordaron hoy en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que las terrazas y los bares de toda España este verano dejen de servir bebidas y comidas a las doce de la noche. Es más, según el documento propuesto por el departamento que dirige Carolina Darias y aprobado en el Consejo, todos los establecimientos de «hostelería, restauración y terrazas» deberán estar cerrados a la una de la madrugada, con independencia del nivel de incidencia del virus en la zona donde se ubique el local.

El acuerdo de «Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de Covid-19» contó con el voto en contra de Madrid, Andalucía, Murcia, Cataluña, y Galicia y la abstención de Castilla y León, Melilla y Euskadi. Como todas las decisiones que se han tomado desde que comenzó la pandemia por mayoría en el CISNS, donde no existe un sistema de votación ni hay un mecanismo de ponderación del peso poblacional de las autonomías, el Gobierno central insistió en que se trata de un «acuerdo de obligado cumplimiento». No obstante, lo cierto es que, a pesar de la tesis del Ejecutivo, la administración central, sin estado de alarma, carece de herramientas coercitivas para forzar a las comunidades a hacer cumplir las resoluciones del Interterritorial, ni siquiera las que se refieren al plan de vacunación, como ya ha quedado demostrado en la crisis sobre la segunda dosis de AstraZeneca.

Diez personas

Sea como fuere, en esas terrazas en espacios abiertos en los que Sanidad pretenden que los camareros impidan sentarse a los clientes a medianoche se podrán ocupar la totalidad de las mesas autorizadas antes de la pandemia, aunque siempre asegurando la distancia entre sillas de diferentes mesas de al menos 1,5 metros y con un máximo de diez personas por mesa.

El nuevo protocolo se basa en una nueva escala por incidencia acumulada (IA) a 14 días que establece cuatro niveles: 0 con IA hasta 25, 1 hasta 50, 2 hasta 150 y 3 por encima de 150. La premisa es que por encima de 150 no debería haber ningún tipo de ocio nocturno interior y ningún tipo de evento multitudinario. Este listón, de acuerdo con los datos conocidos hoy, impediría la apertura de los locales interiores en Andalucía, Aragón, Madrid, Melilla, País Vasco y La Rioja.

Estas directrices que Sanidad pretenden que las comunidades hagan suyas a pesar de haber votado en contra permitirían que los «locales de ocio nocturno y discotecas», incluso en espacio cerrados, puedan extender su horario de cierre hasta las dos de la madrugada ( y en casos excepcionales hasta las tres), siempre que esa zona se encuentre en los niveles por debajo de 25 o por encima de 50, o siempre que la perspectiva de la evolución de la pandemia sea positiva, una cuestión que estará sujeta a la interpretación de los comunidades.

En cualquier caso, tanto en discotecas cerradas como en el interior de los locales de hostelería, el aforo será del 50% con un máximo de seis personas por mesa. No obstante, dentro de los locales, si se aplican medidas que garanticen una ventilación y control de la calidad del aire, se podrá incrementar un 10% el aforo.

Lo que en ningún caso se permitirá es el baile 'bajo techo' o que alternar de pie con la copa en la mano, ya que en «discotecas y locales de ocio» el «consumo de bebidas y alimentos, tanto en zonas interiores como exteriores, será sentado en mesas, debiendo asegurarse el mantenimiento de la debida distancia de seguridad».

«Obligado cumplimiento»

En la propia resolución, Sanidad insistió en su polémica idea de que puede imponer a las autonomías las resoluciones pactadas en el Interterritorial. «La declaración de actuaciones coordinadas producirá efectos desde su notificación a las comunidades y ciudades con estatuto de autonomía», apunta el texto que salió del Consejo, aunque la propia Darias tuvo que reconocer hoy que ni siquiera la totalidad de comunidades, solo 13 de las 17, hicieron aportaciones a ese documento.

«El acuerdo de actuaciones coordinadas es de obligado cumplimiento. Hago un llamamiento a las comunidades para cumplir los acuerdos y trabajar todos de manera conjunta y llegar a los 50 casos de incidencia», reclamó la titular de Sanidad. Darias avisó a las comunidades 'rebeldes' que la resolución será una «orden comunicada que llevará todo el procedimiento incluyendo la publicación en el BOE».