Unos ancianos conversan protegidos con mascarillas. / Efe

Sanidad espera doblar la curva de la quinta ola a inicios de agosto

Por primera vez desde junio, la incidencia cae en varias comunidades, la positividad baja y la IA a 7 días apunta a mejora

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Los especialistas del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) ya se atreven a poner fecha al principio del fin de esta quinta ola. Los expertos del equipo de Fernando Simón esperan doblar esta nueva curva la primera semana de agosto. Al menos, a nivel nacional porque, como ha ocurrido en todas las anteriores oleadas, hay grandes diferencias en la evolución epidemiológica entre comunidades e, incluso, entre provincias.

Y es que, tras casi un mes de continuas malas noticias, por fin en los últimos días la pandemia ha comenzado a arrojar los primeros datos optimistas que apuntan, ya no solo a una ralentización de la transmisión, sino a una bajada en el número de los contagios. La mayoría de los indicadores 'profundos', los que anticipan el comportamiento de la pandemia, han comenzado a cambiar de signo desde el miércoles, tal y como esperaban en el CCAES, después de que el número de reproducción básico instantáneo (Rt), que refleja el número de nuevos contagios que provoca una persona contagiada, tocara su techo el 1 de julio con 1,74. Los últimos datos asentados, que son del 15 de julio, revelaban que la Rt estaba en 1,15, todavía por encima de 1, lo que implicaba que la pandemia seguía en expansión, pero mucho más lentamente. Los expertos estiman que ese Rt en la actualidad ya debe moverse por debajo de la unidad, lo que implicaría que la transmisión estaría replegándose.

Abona esta tesis de que la cima de esta quinta ola se hollará en las próximas dos semanas el hecho de que, por primera vez desde el lunes 21 de junio, la positividad (el porcentaje de pruebas positivas sobre el total de test realizados) descendió el pasado viernes con respecto al jueves, aunque lo hizo apenas en siete centésimas.

Menos de la mitad

También por primera vez desde que se desatara esta quinta ola, este viernes la incidencia acumulada nacional (IA) a 7 días fue menos de la mitad de la incidencia a 14 días (338,10 casos frente a 677,67), lo que anticipa el retroceso de la pandemia en las próximas jornadas.

Preocupa todavía entre los analistas de Sanidad que la IA haya seguido subiendo en todos los grupos de edad en las últimas horas, pero ponen en valor que el aumento es «muchísimo» menos elevado que en la semana pasada. Además –destacan– la incidencia acumulada a 14 días ya ha comenzado a caer en tres comunidades (Asturias, Castilla y León y Cataluña) y la de 7 días ya se está reduciendo en cuatro (Asturias, Castilla y León, Cataluña y Navarra).

Estas optimistas previsiones de Sanidad sobre la mejora en los contagios implican, si embargo, que la presión hospitalaria, tanto en UCI como en camas de planta, como la mortalidad no se comenzará a reducir antes de septiembre, ya que la inercia del fuerte aumento de casos se mantendrá durante casi un mes, de acuerdo con los cálculos de los especialistas del departamento que dirige Carolina Darias.