La sanidad canaria está rota

Recuperemos y actualicemos nuestra deteriorada sanidad canaria

Es indignante que después de nada menos que la experiencia de una pandemia, no hayamos aprendido nada y que con recursos financieros al alza gracias a los fondos europeos, lo único que hacemos es empeorar en materia sanitaria y sociosanitaria. Respecto al covid nos hemos desentendido del tema pero es que además de la pandemia han empeorado otras dos epidemias más : las listas de espera que no paran de crecer y los pacientes sociosanitarios con centenares de mayores viviendo en camas hospitalarias, mientras otros centenares de pacientes permanecen tirados en pasillos de urgencias a diario, sin vislumbrarse planes de mejora con excusas del tipo esto es un problema 'viejo' y de muy difícil solución.

Nuestra sanidad canaria atraviesa una situación muy complicada y debemos recuperarla y rescatarla con una actualización y modernización en su gestión, ya que su modelo actual esta diseñado para épocas previas y no se ha adaptado a la situación actual . Nuestra sanidad es ineficiente porque el modelo sanitario actual ha quedado obsoleto. Los sanitarios nos enfrentamos al deterioro progresivo de la actividad asistencial y a un modelo de gestión sanitaria caduco que requiere de valentía política para promover una actualización priorizando en esos tres aspectos..

En primer lugar con respecto al covid-19 continúa siendo una amenaza de salud global. Más de 630 millones de personas han padecido la enfermedad y se calcula que han muerto más 150.000 personas en nuestro pais . En Canarias se ha llevado por delante a más de 2000 canarios de los cuales la mitad ha sido sólo en el año 2022 coincidiendo con la nefasta gestión de la 'gripalización' que tantas veces dijimos que sería un error. Además el Covid persistente sigue sin tratamiento definitivo y sin que nuestras autoridades destinen fondos para la creación de unidades clínicas específicas ,lo que supone una amenaza constante para los supervivientes.

Por otra parte, el virus también sigue acumulando mutaciones que pueden mejorar su capacidad para evadir la inmunidad mientras sigue circulando entre nosotros. La vacunación de la tercera dosis ha sido un fracaso con la mitad de la población sin vacunarse debido a la nefasta política comunicativa de nuestra administración que ha generado miedos infundados y negacionismo aprovechando dicha 'gripalización'.

Recientemente más de 400 expertos de diferentes áreas y de más de 100 países han publicado en la prestigiosa revista científica mundial 'Nature', un estudio que afirma que siguen siendo necesarios esfuerzos y recursos específicos para salvar vidas frente al covid y sobre todo menos política y más presencia de expertos para la toma de decisiones sanitarias en la gestión de la pandemia. Entre las conclusiones de este importante artículo es que, a pesar de los grandes avances científicos y médicos, la respuesta global se ha visto obstaculizada por factores políticos, sociales y de comportamiento más extensos, como la falsa información y las dudas sobre las vacunas.

Con respecto a España precisa que ha realizado una política muy pobre informativa en relación al uso de mascarillas o en la ventilación de los espacios cerrados. El SARS-CoV-2 aún se mueve entre nosotros, aunque algunos gobiernos hayan pasado página forzosamente como el nuestro , y requiere continuos esfuerzos y recursos para salvar vidas, según refleja el informe. Consensos como éste hubieron sido necesarios para haber transmitido a la población información veraz y certera evitando los bandazos informativos de gobiernos como el nuestro, con continuas incoherencias que tanta falta de credibilidad han generado a la población y todo por miedo a no controlar el mensaje político pensando más en votos que en vidas.

Es realmente indignante y lamentable que después de lo que hemos vivido con la pandemia y con los recursos financieros extra de Europa en estos dos últimos años , la situación en vez de mejorar lo único que ha hecho es empeorar con una población que ha perdido credibilidad a las vacunas a lo que se añade el apagón informativo implacable de nuestras autoridades tapando los datos de nuevos casos e incluso de ingresados . En estos años sólo opinaban los políticos , cuando habría sido necesario un consenso entre expertos de todas las áreas y niveles que marcaran las decisiones . Lo hemos intentando, pero sin éxito desafortunadamente.

Ahora, con mucho más conocimiento , vacunas y tratamientos disponibles, la fase aguda de la pandemia ha pasado, pero aún hay mucho que cambiar para potenciar nuestra salud pública y que el conocimiento adquirido sirva para enfrentarnos a futuras pandemias. Es por ello que es deber de nuestras autoridades sanitarias transmitir información clara a la población sin miramientos políticos. Dado que dudo se haga se los expreso en este artículo de opinión : El virus no se ha ido, existiendo reservorios que pueden generar nuevas variantes, las vacunas han salvado mas de 14 millones de vidas y son una herramienta eficaz demostrada científicamente sin lugar a dudas, pero por sí solas no terminarán con el covid-19 como una amenaza a la salud pública.

Por otra parte se debe seguir investigando en nuevas vacunas más duraderas, eficaces y esterilizantes frente a las nuevas variantes, pero también se debe seguir de seguir recomendando la realización de test diagnósiticos, medidas de higiene e intervenciones estructurales en los espacios públicos de mejora de la ventilación y el filtrado del aire, además de ayudas a las poblaciones vulnerables para hacer accesibles crónicamente las mascarillas y usarlas si tenemos síntomas o en lugares aglomerados en los inviernos. Hemos presentado varias propuestas en el Parlamento de Canarias sobre algunas de estas materias como la ciudadanía y los medios conocen, que no han servido para nada y que ahora confirman las autoridades científicas. No eran por tanto un brindis al sol sino fruto del consenso científico. Pues ni así. Ni caso. No se trata de volver a confinamientos como los de China sino de aplicar medidas con sentido común y preventivas. Debemos también tener un plan bien definido siguiendo estas recomendaciones en nuestro país y en Canarias para estos próximos años con nuevas oleadas de virus covid y otros virus que vuelven a infectar con fuerza como la gripe A o el VSR en niños (tripledemia) o incluso otros nuevos que puedan aparecer.

¿Ustedes conocen que haya algún plan covid 2022-2026 donde se planifique subvenciones para mejorar ventilación de locales o como administraremos las dosis de refuerzo de vacunas a población vulnerable? No lo busquen porque no lo van a encontrar . Improvisación continua y mejor no hablar de todo esto que vienen las elecciones. Esto del covid no da votos.

Dr. Miguel A. Ponce. </p><p> Médico neumólogo. Jefe de la Unidad Hospitalización Domiciliaria en el Hospital Dr. Negrín. Profesor en Ciencias de la Salud, ULPGC. Master en Gestión Sanitaria. Diputado en el Parlamento de Canarias. Portavoz de Sanidad del PP de Canarias .

En segundo lugar les voy a dar dos datos para entender en que situación está nuestra sanidad y la que nos espera en los próximos años sino tomamos medidas urgentes . Por un lado solo tenemos que mirar los pasillos de urgencias que ya no solo se llenan solo en los picos de las oleadas víricas invernales, sino que ya son a diario, son crónicos, se han normalizado. O solo tienen que pedir una cita para un médico especialista donde la media de retraso en Canarias es de 4 meses (por cierto el doble que Madrid) siendo de los peores datos de los últimos 20 años, colocando a las islas como una de las CC AA con peores datos sanitarios del pais , todas ellas con el mismo clvkd ( por aquello de que ya no vale echarle la culpa a la pandemia).

El plan Aborda es mas bien el plan 'Desborda'. Esta misma semana se publicó en CANARIAS7 retrasos para una simple analítica de más de 2 semanas. Una simple analítica insisto.

Es insostenible como pueden comprobar. Especialmente sangrantes son los retrasos en listas de espera especialmente en la patología oncológica. Miles de pacientes con cáncer y enfermedades crónicas han sufrido retrasos en su atención médica debido al colapso sanitario pero en vez de mejorar tras la inyección de más presupuestos, empeoran los dias de espera. Llevamos denunciando meses y meses el exceso de mortalidad en Canarias del 300 % en este año 2022 respecto al año pasado 2021 ( con el mismo virus del COVID circulando) y una vez más ni caso como los datos del COVID. La respuesta ha sido dejemos que los estadísticos revisen esos datos.

¿Alguien duda que el déficit de atención sanitario con unas listas de espera vergonzosas , unos retrasos en la atención por un especialista escandalosas o que se hayan multiplicado los diagnósticos tardíos en patologías mortales como infartos, ictus o cánceres no pueden está influyendo en esta mortalidad? Además de todo ello hay que sumar el propio covid que ha impactado en personas mayores y vulnerables debilitándolos, muchos de ellos con síndrome del covid persistente y algunos de ellos con desenlaces mortales no por el covid, sino con el covid que tampoco se han querido contabilizar.

¿A que esperan nuestras autoridades para auditar y revisar este tema para buscar soluciones inmediatas y también frenar la rumorología de lo negacionistas frente a las vacunas que aprovechan cualquier oportunidad para generar dudas contra ellas y decir que esta mortalidad se debe falazmente a ellas? Urge una investigación y revisar los datos que irresponsablemente el ministerio de sanidad y nuestro gobierno regional presidido por el Sr Torres se ha negado hacer, una vez más por puro politiqueo. La autocrítica es siempre sana y si hablamos de nada menos que de la salud de los canarios, pues más sana y necesaria aún. Cuanto antes se detecten los errores antes podemos poner soluciones.

Un estudio recientemente publicado en la revista de Lancet indica que solo durante el primer año de pandemia uno de cada dos enfermos no recibió la quimioterapia de manera regular o no fue operado cuando le tocaba y se dejaron de hacer miles de pruebas y por tanto miles de casos sin diagnosticar. Es urgente un plan de choque preferente con circuitos asistenciales diferenciados y usar todos los recursos posibles abandonando las típicas soflamas políticas populistas hablando de privatización.

Nadie está hablando de reducir la sanidad pública sino de potenciarla, actualizarla y reformularla , usando todos los recursos públicos ( ahora que hay sobrados) para mejorar la asistencia en atención primaria y hospitales así como concertar lo necesario sin complejos en estos momentos dificiles para así mejorar la accesibilidad al sistema sanitario . Hemos presentado también numerosas propuestas de gestión sanitaria desde el PP de Canarias para mejorar dichas listas de espera incluyendo en las enmiendas a los prespuestos del 2023 entre las cuales están:

  • 1.- medidas de mejora de los sistemas de información

  • 2.- mejoras en la gestión de citas de pruebas complementarias el mismo día de la consulta

  • 3.- Citación en hospitales con menor demora de la isla donde viva ese paciente (gerencia única)

  • 4.-Creación unidades de gestión clínica multidisciplinares por patologías y no por especialidades para evitar excesos o repetición de visitas a diferentes médicos especialistas. Debemos destacar la potenciación de forma definitiva de la capacidad resolutiva de la Atención Primaria dándoles mayor autonomía de gestión y tiempos en agendas para control domiciliario y actividades preventivas de pacientes crónicos altamente visitadores de urgencias, así como herramientas para que desde la Atención Primaria se llegue cuanto antes al diagnóstico del paciente con más autonomia en la petición de pruebas y que no sea solo actualizar recetas y burocracia. Si la Atencion primaria no funciona bien ,el sistema en su conjunto se viene abajo como está ocurriendo. No es de recibo contener la demanda saturando a los profesionales de atención primaria.

Y en tercer lugar el necesario y urgente giro en las políticas en materia de atención sociosanitaria que permita al sistema sanitario inclinarse más en mejorar la atención del paciente mayor y las enfermedades crónicas. Cada vez hay más mayores 'viviendo' en una cama hospitalaria de tercer nivel que cuesta 600 euros al día. En Canarias hay un aumento del 30% de mayores 'viviendo' en hospitales respecto al año pasado con la misma pandemia. Ya son la friolera de más de 350 mayores frente a los 250 en 2021. Por poner solo un ejemplo ,no es de recibo que un hospital infantil como el Materno de Gran Canaria tenga ingresados a 120 pacientes mayores tanto agudos como sociosanitarios justo en medio de un pico de casos de bronquiolitis infantil . Es decir que en vez de tener camas para ingresos de niños, se usa para ingresar mayores en un hospital además que se cae a pedazos.... Esto indica claramente que nuestro modelo ha fracasado y tenemos que poner soluciones urgentes.

Nuestro sistema de salud no puede seguir desentendiéndose del paciente sociosanitario y no poner la mirada hacia las camas de residencias de mayores y centros sociosanitarios, de forma que debemos planificar desde el máximo consenso un nuevo modelo integrador entre camas hospitalarias de media y larga estancia así como de camas residenciales. junto con políticas de apoyo a la atención domiciliaria. No vale ya echar balones fuera diciendo que esto es un problema viejo y que el venga después lo solucione. Llegamos tarde ya de hecho. Debemos ponernos a trabajar desde ya y hacer propuestas de cambio actualizadas más alla de los colores políticos.

Estamos asistiendo a un importante cambio del perfil del paciente en nuestros servicios de salud, que han estado hasta ahora enfocados al tratamiento de patologías eminentemente agudas y debemos evolucionar hacia la capacidad de afrontar procesos crónicos que acompañarán al paciente durante un largo período de su vida y que en estos momentos están generando un significativo incremento de la frecuentación asistencial, del consumo de recursos y de las necesidades de inversión.

La atención sociosanitaria se define como aquel conjunto integrado de servicios y/o prestaciones sociales y sanitarias, públicas y privadas, que se destinan a la rehabilitación y cuidados de personas que se encuentran en diferentes situaciones de dependencia que les impiden realizar actividades personales de la vida diaria.

El paciente mayor hay que atenderlo: socialmente siempre si no está enfermo pero sanitariamente también si está enfermo . El problema es sobre todo si está enfermo, y precisamente ese es el paciente sociosanitario, el paciente mayor donde predominan las necesidades sanitarias. En el paciente sociosanitario se impone el problema sanitario y por eso es sanidad quien debe implicarse más de lo que se hace según nuestro modelo actual.

Reflexionemos sobre lo que ya otras CC AA han hecho: País Vasco dispone del consejo vasco sociosanitario que lo coordina la Consejería de Sanidad con muy buenos resultados; en Murcia y Extremadura, la Consejería de Sanidad tiene las competencias de política sociosanitarias; Navarra dispone de un ratio de residencia de mayores doble que Canarias y se apostó más por construir residencias que por campos de futbol debido al envejecimiento poblacional.

En menos de 10 años uno de cada 5 canarios será mayor de 65 años siendo el coste de estas personas entre 4-12 veces superior frente a una escasez de camas de media y larga estancia y de atención domiciliaria. Actualmente aproximadamente entre el 15-20% de los canarios tiene más de 65 años, siendo la Gomera y El Hierro las islas como más población mayor.

En 2016 yo mismo participé con ilusión en la estrategia de la cronicidad de Canarias cuyo cronograma de desarrollo hasta el 2020 con líneas estratégicas muy interesantes y necesarias como la continuidad asistencial entre Atención Primaria y Atención Especializada para la continuidad real entre ambos ámbitos. Estamos en 2022 y todavía los médicos de Primaria no pueden ver todos los informes de los médicos de hospital, además de estar al borde del colapso teniendo que ver en vez de 30 pacientes hasta 60 de ellos en una mañana. Es decir que no hemos hecho prácticamente nada además de no ejecutarse ni el 5% del Plan de infraestructuras sociosanitarias de Canarias que se prorroga año a año con adendas pero sin resultados.

Las residencias de ancianos están a caballo entre lo sanitario y lo social, que son dos ámbitos que no funcionan con la suficiente coordinación. Hay que apoyar más sanitariamente a las residencias, aunque también hay que socializar más los centros de salud y hospitales, rompiendo progresivamente las barreras funcionales y administrativas entre ambos ámbitos.

La pandemia además puso de relieve la necesidad de apoyo sanitario a las residencias , pero parece que tampoco hemos aprendido la lección. Se debe hacer una apuesta decidida por creación de plazas residenciales publicas pero también concertadas mediante cesión de suelo público y concesiones administrativas, para agilizar construcción e inversión de las mismas. Ya llegamos tarde pero nunca es tarde si la dicha es buena. También hemos presentado enmiandas a los presupuestos en este sentido que esperemos no sean denegadas como siempre.

Canarias tiene un modelo sociosanitario muy frágil y además obsoleto, no adaptado a la realidad actual frente a las CC AA de nuestro entorno y no es aceptable ir viendo como normal que en un servicio de urgencias haya cien de pacientes pendientes de ingreso durmiendo en pasillos cuando al mismo tiempo hay otros cien 'viviendo' en camas hospitalarias no necesitando cuidados hospitalarios sino de tipo sociosanitario .

Es inoperativo y caótico el actual modelo organizativo sociosanitario de los mayores en Canarias y debemos impulsar un cambio de la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias que data de 1994 con el mayor consenso político y de la sociedad. Se trata de una propuesta para debatir fruto del debates y reuniones varias con expertos sanitarios de Canarias valorando la creación de una dirección general o gerencia única sociosanitaria coordinada desde la Consejería de Sanidad junto con los Cabildos y sus IASS, que permitiría que desde los hospitales se pueda derivar pacientes a una residencia o cama de hospital media estancia sociosanitario sin tramites ni burocracia excesiva y viceversa si se agudiza evitando por tanto traslados a urgencias , compartiendo historia clínica del paciente entre ambos.

De esta forma se minimizaría los retrasos de estancia hospitalaria y las residencias tendrían más apoyo y conexión sanitaria.

Junto a ello y como también hemos propuesto en el Parlamento de Canarias otras medidas tales como:

  1. 1

    Debemos abogar por mejorar la coordinación de especialidades mediante unidades multidisciplinares para el manejo del paciente crónico y mayor

  2. 2

    Seguir potenciando unidades de rehabilitación y fisioterapia en centros de salud y a domicilio de procesos menos complejos

  3. 3

    Potenciar sistemas alternativos de hospitalización con unidades del paciente crónico complejo, atención de enfermería a domicilio específica desde atención primaria, hospitalización a domicilio para el tratamiento de pacientes agudos desde los servicios de urgencias hospitalarios y unidades de corta estancia y hospitales de día.

Para terminar no podemos olvidar el importe reto de una correcta planificación en recursos humanos del personal sanitario y una actualización de las plantillas orgánicas del SCS .Todo estos problemas que estamos mencionando estan mezclados con un ambiente de crispación y movilización del personal sanitario, agotado física y mentalmente, tras una dura pandemia que no ha terminado y que ha sido abusado con contrataciones inestables.

Canarias es la peor comunidad en condiciones laborales, sin OPE de estabilización en losúltimos 15 años y con las peores remuneraciones, que, unido a la lejanía geográfica, genera fugas de sanitarios que no nos podemos permitir . Esto es prioritario y debe abordarse con urgencia en el primer trimestre 2023 la publicación de una OPE extraordinaria tras el Decreto 20/2021.

Es urgente además un plan de recursos humanos dado que el 25% de los médicos de Atención Primaria se jubilan en los próximos 5 años y debemos planificar la formación en nuestras facultades de ciencias de la Salud coordinadamente con las plazas de formación MIR , especialmente en Atención Primaria.

Nuestro Gobierno actual ha demostrado una improvisación continua, no tener estrategia a medio plazo y no saber gestionar a pesar de ingentes recursos. Hace falta gestión además de dinero. Prestar servicios de salud en Canarias no es fácil. Los sobrecostos de prestar una asistencia descentralizada en ocho islas elevan las necesidades financieras. Y crear una red de medicina primaria y de hospitales en las islas no capitalinas es enormemente costoso. Por eso hacen falta equipos con experiencia en gestión sanitaria y este Gobierno de Canarias ha demostrado no saber hacerlo.

Nuestra Consejería de Sanidad está paralizada por desgraciados casos judiciales y se hacen necesarios nuevos equipos actualizados y con experiencia sanitaria tras las elecciones del 2023. Los canarios salen en los medios casi a diario a pedir auxilio y a denunciar los hacinamientos en hospitales y consultas de primaria.Para ello hace falta un plan bien definido y consensuado con los profesionales sanitarios y todas las fuerzas políticas y de hecho lo hemos presentado en el Parlamento a la sociedad canaria desde el Partido Popular de Canarias hace más de 6 meses buscando aportar soluciones que no siendo milagrosas, puedan ayudar.

Ya sé que suena a utópico lo del consenso pero de verdad les digo que es más necesario que nunca. Nuestra sanidad está rota. Esta no es la sanidad que queremos para los próximos 10 años ni para nuestros padres, ni para nuestros hijos, ni para nosotros mismos . Hacen falta cambios de calado y debemos hacerlos.

Es un clamor entre los sanitarios de Canarias y yo soy uno más de ellos. Desde un despacho de un hospital de Canarias les escribo estas lineas. Para esto acepté el reto de participar en política hace ya casi 4 años y terminando esta legilsatura, aprovechando la oportunidad que me dio el PP de Canarias y lo he intentando hacer de la mejor manera posible desde la oposición. Pido disculpas por los errores que he podido cometer y por no poder dar a mis pacientes la atención digna que se merecen. Me sumo a las disculpas que mis compañeros han realizado en prensa recientemente .He intentado aportar en materia sanitaria medidas de mejora y ayudar en lo posible con crítica constructiva, pero la realidad de nuestra sanidad no es buena, seamos sinceros . Necesitamos una repensada a nuestro modelo sanitario.

Este virus ha sido una desgracia y ha generado un dilema ético insoportable, pero las crisis también generan oportunidades y por ello debemos aprender de lo que hemos vivido y de los errores, para aplicar medidas de cambio verdadero a nuestro sistema sanitario que ha invertido mucho en los pacientes urgentes agudos, pero ha dejado atrás a los mayores y a los crónicos, a los que además este virus les ha atacado sin piedad.análisis

Dr. Miguel A. Ponce| Médico neumólogo. Jefe de la Unidad Hospitalización Domiciliaria en el Hospital Dr. Negrín. Profesor en Ciencias de la Salud, ULPGC. Master en Gestión Sanitaria. Diputado en el Parlamento de Canarias. Portavoz de Sanidad del PP de Canarias

Temas

Sanidad