Salvador Illa durante un acto electoral el pasado jueves en Santiago de Compostela. / EFE

Illa admite «preocupación» por los 67 brotes activos

Cataluña multará con 100 euros a quién no lleve mascarilla y también será obligatoria en Ordizia (Guipúzcoa) por el repunte de casos

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid CRISTIAN REINO Barcelona

Del «todo controlado» a la «preocupación» en solo una semana. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, reconoció este miércoles su inquietud ante los 67 brotes de coronavirus que permanecen activos en España, de los 118 detectados desde el inicio de la desescalada. Aunque el Gobierno mantiene la consigna de «no tener miedo pero sí prudencia» y la mayoría de estos focos afectan a menos de diez positivos con un vínculo epidemiológico entre ellos, tres concentran especialmente la atención de las autoridades sanitarias: la comarca del Segrià (Lleida), A Mariña (Lugo) y Ordizia(Guipúzcoa).

En los dos primeros casos se encuentran confinadas desde el pasado fin de semana casi 300.000 personas, aunque la evolución de la epidemia en estas zonas ha obligado a tomar medidas más restrictivas. Desde este jueves, el uso de la mascarilla será obligatorio en toda Cataluña tanto en los espacios cerrados como en los lugares al aire libre aunque se pueda mantener la distancia de 1,5 metros (la principal diferencia respecto a la ley estatal). Además están previstas multas de 100 euros a todo aquél que no la lleve puesta.

La consejera de Salud, Alba Vergés, había adelantado el pasado martes la decisión, que tendrá algunas excepciones, como el ámbito familiar en casa, cuando se haga deporte o en la playa. La obligatoriedad es para toda la población mayor de seis años. «Como norma general, todo el mundo debe salir de casa con la mascarilla puesta», especificó.

En el caso de los estudiantes este jueves se examinan de la selectividad, la Consejería de Salud señaló que d eberán llevar la mascarilla puesta «todo el rato», salvo cuando ya estén sentados en el pupitre y listos para empezar su prueba. En ese momento ya podrán quitársela. Por lo que respecta a las colonias de día de niños, los menores deben llevar la mascarilla siempre que tengan más de seis años. Cuando realicen una actividad que se lo impida, podrán retirársela.

El Gobierno Vasco, por su parte, ha optado por una decisión similar para intentar contener el foco que ha infectado hasta el momento a 48 personas en Ordizia, donde este miércoles se detectaron 13 nuevos positivos. A partir de ahora también será obligatorio el uso de la mascarilla en todo momento y en todos los espacios públicos del municipio, incluidas las calles y zonas exteriores. A esta decisión se añaden a las restricciones impuestas a los establecimientos de hostelería de la localidad, que a partir de ahora no podrán superar el 50% de su aforo en el interior del local y en los que no se podrá consumir en barra. Estos, además, deberán cerrar antes de las 23:30 horas.

En A Mariña 23 nuevos infectados con Covid-19 elevaron el número total de casos activos a 144. Pese a todo, la Xunta califica de «favorable» la evolución epidemiológica de los 14 municipios de la comarca que se encuentran confinados y, por el momento, mantiene la intención de mantener las restricciones al menos hasta este viernes.

A las puertas de las elecciones autonómicas que se celebrarán el 12 de julio en Galicia (el mismo día que en el País Vasco), desde la Xunta aclaran que «las limitaciones a la movilidad previstas no pueden afectar al ejercicio de un derecho fundamental como es el de sufragio, por lo que se considerará en todo caso justificada la entrada o salida del ámbito territorial delimitado para el ejercicio de este derecho». Aunque el consejero de Salud, Jesús Vázquez Almuiña, matizó el domingo pasado que los positivos «no podrán votar».

Foco familiar en Teruel

Aragón sigue siendo una de las regiones más castigadas por los rebrotes desde la llegada de la llamada 'nueva normalidad', además de haber retrocedido a cuatro comarcas a la fase 2 (dos en la provincia Huesca y una en Zaragoza) este miércoles se notificó un nuevo foco en Alacón (Teruel) que afecta a ocho miembros de una misma familia que fueron diagnosticados con Covid-19. El origen está relacionado con uno de los repunte víricos de Lleida, cuando hace unos diez días una persona acudió desde allí hasta la localidad turolense para visitar a sus parientes. El único bar de este municipio de 245 habitantes decidió cerrar voluntariamente durante quince días.

Lleida, con 69 hospitalizados, 9 de ellos en UCI, pide médicos especialistas

Los dos hospitales públicos y los tres privados de la ciudad de Lleida tienen ingresadas hoy 69 personas con Covid-19, nueve de ellas en la UCI, una más que ayer, y el principal hospital, el Arnau de Vilanova, ha hecho un llamamiento a conseguir médicos especialistas en críticos y semicríticos.

Según ha informado el gerente territorial del ICS en Lleida, Ramon Sentís, entre los 250 profesionales sanitarios que se han ofrecido para acudir a ayudar a la comarca del Segrià, confinada perimetralmente desde el sábado, no hay especialistas en atender críticos y semicríticos sino que son personal recién titulado, por lo que precisan de neumólogos, intensivistas e internistas.

Sentís ha informado de que el hospital Arnau de Vilanova ha abierto ya dos plantas para acoger a enfermos de la Covid-19 y prepara abrir una tercera, aunque para ello precisa de más personal sanitario, y también ha empezado a derivar enfermos a los otros tres hospitales privados que hay en la ciudad.

Por su parte, la gerente de la Región Sanitaria de Lleida, Divina Farreny, ha informado de que este miércoles se ha reforzado con 15 personas y algunos voluntarios el sistema de vigilancia epidemiológica para seguir los casos -contaba con solo 9 personas-, aunque ha pedido agentes cívicos de los ayuntamientos que hagan un seguimiento comunitario en la calle.

También ha informado de que han empezado a hacer un cribado con test a todos los usuarios y trabajadores de las 33 residencias geriátricas de la comarca, donde ya han localizado 4 casos asintomáticos, y que harán inspecciones para garantizar que todos los geriátricos cumplen las normas de sectorización y protección.