Dosis de Moderna en un centro de vacunación de Japón. / AFP

Rovi admite que las vacunas retiradas en Japón se contaminaron con acero inoxidable

La compañía española explica que el incidente «no supone riesgo médico»

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

El lote de la vacuna de Moderna fabricado por la empresa española Rovi y enviado a Japón se contaminó con párticulas de acero inoxidable a causa de «la fricción entre dos piezas metálicas instaladas en el módulo de tapones de la línea de producción debido a un montaje incorrecto», ha explicado la compañía este jueves en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, los problemas se han producido en dos piezas concretas, «la rueda de estrella y la pieza del dispositivo de alimentación de tapones que introduce los tapones en la rueda de estrella».

En cualquier caso, la empresa asegura que «la rara presencia de partículas de acero inoxidable en la vacuna de Moderna no supone un riesgo indebido para la seguridad del paciente». «Las partículas metálicas de este tamaño inyectadas en un músculo pueden dar lugar a una reacción local, pero es poco probable que den lugar a otras reacciones adversas más allá del lugar de la inyección. El acero inoxidable se utiliza habitualmente en válvulas cardíacas, prótesis articulares y suturas y grapas metálicas. Por lo tanto, no se espera que la inyección de las partículas identificadas en estos lotes en Japón suponga ningún mayor riesgo médico», señala la farmacéutica española.

La semana pasada, Japón suspendió más de 2,6 millones de dosis de la vacuna de Moderna tras detectar sustancias extrañas. El país investiga la causa de la muerte de dos personas que recibieron dosis de la compañía norteamericana, pero por el momento «no hay evidencia» de que estos fallecimientos «estén de ninguna manera relacionados con la administración de la vacuna». «La relación se considera, en este momento, casual. Es importante concluir una investigación formal para confirmar este extremo», concluye Rovi. El miércoles, la compañía española, Moderna y la empresa japonesa Takeda (distribuidora en el país) emitieron un comunicado conjunto con las mismas conclusiones.