Radiografía de una sanidad en estado de observación

De la falta de médicos a las listas de espera, el sistema público de salud afronta grandes retos en los próximos años

ÁLVARO SOTO | SARA I. BELLED

El colapso de la atención primaria, que ha llevado a los médicos a decretar huelgas y anunciar protestas en Galicia, Navarra, Cataluña, Aragón, Madrid, Extremadura, Andalucía y Comunidad Valenciana, son la última señal de que las costuras del sistema público de salud están a punto de saltar. La sanidad española, que antes de la pandemia presumía de ser una de las mejores del mundo, se topó de bruces en 2020 con la dura realidad, principalmente, la falta de medios humanos, sobre todo, médicos, para garantizar una atención de calidad a toda la población. Mantener un sistema de calidad para una población cada vez más envejecida es uno de los grandes retos que afronta España en la próxima década.

Gasto sanitario por habitante

El gasto sanitario por habitante y año es una variable que depende de múltiples factores: la dispersión territorial, la edad de la población o la voluntad política, actual y pasada, de los gobiernos autonómicos. En España, en el periodo 2019-2022, ha pasado de los 1.344 euros a los 1.559, un aumento del 16% obligado por la emergencia sanitaria. Por territorios, una comunidad rica, el País Vasco (2.028 euros), y una envejecida y con la población dispersa, Asturias (2.010) son las autonomías que más gastan por habitante.

En el lado contrario, una de las comunidades con menos renta, Andalucía (1.463), y Madrid, la que más recursos tiene, pero con una población joven, agrupada en grandes núcleos y con muchos seguros privados (1.298), son las que menos.

España, que dedica el 8% de su PIB al gasto sanitario, está en la media europea. En los 27, Luxemburgo (5.045 euros por habitante y año) y Dinamarca (4.797) son los que más gastan y Bulgaria (476) y Rumanía (564) los que menos. Entre los países vecinos, Francia gasta 3.523 y Portugal, 1.323.

Médicos de familia y pediatría

La falta de médicos es el problema más acuciante de la sanidad española. El número total de doctores activos en España asciende a 192.484, de los que el 30% ejercen en la sanidad privada, con un incremento desde 2018 del 7%, frente a la caída del empleo público del 1,7%, según el Informe Oferta-Necesidad de Especialistas Médicos 2021-2035.

La situación se agrava en la atención primaria. En 2021 había en España 126 médicos de familia menos que en 2019 (29.601 frente a 29.727) y 28 pediatras menos (6.474 frente a 6.502), una caída de profesionales que supone el colofón a una década larga de deterioro de la puerta de acceso al sistema.

En los últimos trece años, el número de médicos en atención primaria ha pasado de 28.405 en 2009 a 29.601 en 2021, un aumento de apenas el 4%, según los datos del Ministerio de Sanidad, y algo similar ha ocurrido con los pediatras, que ahora son 6.474, frente a los 6.152 de hace trece años, solo el 5% más.

El crecimiento ha sido mayor en enfermería, con el 8% de profesionales más (30.932 en 2021, 28.660 en 2009), pero el sistema no ha podido asumir la gran subida del número de consultas en los últimos dos años.

Consultas en atención primaria

La emergencia sanitaria de la covid-19 ha situado a la atención primaria al límite. En esta área, que se encarga del 70% de los problemas de salud, la carga de trabajo ha aumentado de media el 23,51% durante la pandemia.

En 2021, los sanitarios de AP (médicos, pediatras y enfermeras) atendieron, en su actividad ordinaria, 453.023.901 consultas frente a las 366.762.404 de 2019, según los datos del Sistema de Información de Atención Primaria (SIAP), aunque los profesionales sitúan este incremento en el 40% debido a las bajas por contagio o por depresión que diezmaron las plantillas.

Médicos especialistas

España tiene 81.112 médicos especialistas, que suponen el 59,5% del total de doctores que ejercen, y otros 13.118 (el 9,5%) están registrados en especialidades o tareas no reconocidas como especialidad. La falta de estos profesionales se convertirá en un gran problema en los próximos años.

Según el Informe Oferta-Necesidad de Especialistas Médicos 2021-2035, en junio de 2021 28.769 especialistas tenían 60 años o más, lo que implica que en el próximo lustro podrán jubilarse más de 5.000 cada año. Incluso si todos los aspirantes a médicos terminan en MIR, España seguirá necesitando 400 profesionales para cubrir las jubilaciones.

Lista de espera para ser atendido por un especialista

La espera para acceder desde la atención primaria a la consulta del especialista marca grandes diferencias, entre las propias especialidades y entre las comunidades autónomas. Por ejemplo, mientras que en el País Vasco un paciente solo pasa 57 días para ser atendido por el especialista de digestivo, en Aragón son 168 días, prácticamente el triple.

La especialidad con más tiempo de espera es cirugía plástica; allí un paciente andaluz espera de media 440 días (más de un año) para que lo vea su especialista. Traumatología y Neurocirugía son otras de las áreas con grandes tiempos de espera. En el lado contrario se encuentran Oftalmología, Urología o Cirugía Torácica.

Lista de espera para una cirugía

Las listas de espera para ser operado en la sanidad han vuelto a batir récords. El último informe del Ministerio de Sanidad, con datos del 30 de junio de 2022, sitúa en 742.518 las personas que aguardan una operación en el sistema público. La cifra representa un incremento de 35.778 respecto al 31 de diciembre de 2021, cuando ya entonces se alcanzó el pico histórico en España.

Por especialidades, Traumatología, con 187.404 pacientes esperando a pasar por el quirófano; Oftalmología, con 159.218; y Cirugía General y de Digestivo, con 134.195, son las que sufren un mayor retraso.

Seguros privados

Casi uno de cada cuatro españoles (el 24,41% de la población) tiene algún tipo de seguro de salud privado, según los datos de la patronal Unespa. Pero las diferencias entre comunidades son enormes. Madrid, donde trabajan más funcionarios, que tienen acceso a seguros como Muface, y donde las grandes empresas ofrecen a sus trabajadores algún tipo de póliza, es la comunidad con más seguros privados: el 38,11% de la población lo tiene.

Sin embargo, en Navarra, con una robusta sanidad pública, únicamente el 10,79% de la población posee una póliza privada, y en Cantabria, el 12,87%.

Medidas para paliar la falta de médicos

El Gobierno está tomando medidas para tratar de paliar la falta de médicos. El jueves, la ministra Carolina Darias anunció un plan para los próximos tres años que busca facilitar que los médicos y pediatras de atención primaria puedan seguir trabajando después de la jubilación. Los ministerios de Sanidad y Seguridad Social permitirán el régimen de jubilación activa a los médicos en el sector público; mejorarán el régimen de compatibilización de pensión, que se eleva del 50 al 75%, y plantearán un régimen de jubilación activa parcial con el 50% de la jornada.

España también está facilitando la llegada de médicos extranjeros (4.036 llegaron en 2020, pese a las dificultades de movilidad por la pandemia y 30.075 lo han hecho en el periodo 2012-2020, últimos datos disponibles) y a la vez, trata de retener a los profesionales nacionales que se marchan a otros países por sus mejores condiciones, una media de 2.000 al año.