Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) / Efe

Simón espera que «el máximo de infecciones se alcance en los próximos días»

La pandemia parece ralentizarse en España aunque la incidencia crece a 368 casos cada 100.000 habitantes

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

La quinta ola sigue creciendo con fuerza y aunque empieza a dar las primeras dar señales, aunque tímidas, que apuntan a una cierta ralentización (que ni mucho menos frenazo), después de un crecimiento desbordado e imparable desde el pasado 22 de junio. No obstante, la incidencia acumulada (IA) se situó este lunes en 368 casos por cada 100.000 habitantes. Eso sí, 'solo' creció 52 puntos durante el fin de semana, exactamente los mismos que el anterior, aunque hubo dos comunidades que no pudieron entregar sus datos, por lo que las estadísticas estuvieron distorsionadas.

«La evolución ascendente es relativamente rápida. Estamos con días de mayor incidencia y la evolución es probablemente más rápida de lo que se observa. La previsión es que esto siga ascendiendo y en un par de días estaremos por encima de 400 casos por 100.000 habitantes», apuntó el epidemiólogo, quien aseguró , no obstante, que »se está observando una reducción del incremento de los contagios» y se »espera que el máximo de infecciones se alcance en los próximos días».

«Sí creo que estamos en la fase de llegar al pico, pero no puedo decir la fecha», insistió el jefe del CCAES, quien explicó que la eclosión de la variante Delta, que ya supera el 60% de los casos secuenciados en los últimos días, tiene «algo que ver con el incremento de casos pero no es lo que hace que vivamos lo que estamos viviendo». Simón aseguró que la nueva cepa tiene menos peso en el repunte de los contagios que la relajación de medidas durante las últimas semanas. «Ahora se ve el efecto de unas concentraciones de gente de muchos territorios diferentes tanto de España como de otros países, y de manera singular en algunas zonas de Cataluña. Y eso ha provocado cadenas de transmisión importantes», denunció el alto cargo de Sanidad.

«Es una situación dramática», sobre todo –explicó- porque los no vacunados más jóvenes tienen relación con vacunados algo mayores pero que solo han recibido una dosis o que todavía no han desarrollado la inmunidad completa y se están infectando igual.

Y es que –recordó- los «no vacunados tienen una incidencia de hasta 20 veces más que los vacunados». Y las cifras de contagios entre los grupos de jóvenes y adolescentes no paran de crecer.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que el fuerte incremento de casos en esta quinta ola amenaza a cuenta de los contagios entre jóvenes y adolescentes podría provocar problemas en el sistema asistencial, aunque no comparables a anteriores embestidas del virus, ya que la vacunación masiva entre los grupos de edad más mayores está evitando que se infecten o que desarrollen la covid más grave. «De manera lenta, podemos tener a llegar un impacto importante en los hospitales aunque no como en olas anteriores», insistió el jefe de la epidemología nacional.