Un grupo de jóvenes fuma cigarrillos en un bar de Madrid. / EFE

Los oncólogos cada vez detectan el cáncer de pulmón en personas más jóvenes

La incorporación progresiva de las españolas al hábito tabáquico ha disparado el número de enfermas y ya son el 27% de los afectados por este tumor

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

Oncólogos, cirujanos torácicos y radioterapeutas, los especialistas españoles que se afanan por ayudar y tratar a los pacientes con cáncer de pulmón, han lanzado una advertencia. Que nadie se engañe, el cáncer de pulmón, el tumor que más personas mata en España cada año, no es solo una enfermedad de viejos. «Queremos desterrar el mito de que el cáncer de pulmón es una enfermedad de edades avanzadas. Cada vez estamos viendo en consulta diagnósticos en edades más tempranas», avisa el doctor Bartomeu Massuti, secretario del Gecp, el grupo de trabajo que aglutina a más de 600 expertos españoles en este tumor, que trabajan en 182 centros médicos y de investigación de todo el país.

No es una apreciación. Es un aviso basado en datos. La edad media del enfermo con cáncer de pulmón ha bajado cuatro años, de los 64 a los 60, desde el cercano 2019, fruto del gran crecimiento de los diagnósticos en la franja de edad de los 50 a 60 años, que suponen el 22% de todos los pacientes, camino de ser pronto uno de cada cuatro. El grupo de españoles donde se detecta con más frecuencia este tipo de tumores sigue siendo el de 60 a 70 años (35% de casos), pero los positivos entre los 40 y los 50 años ya representan el 6% de los enfermos, según el Registro de Tumores Torácicos del Gecp.

La alerta va destinada tanto a ciudadanos como instituciones. Deben redoblar los esfuerzos en prevención de una enfermedad que aún tiene una altísima mortalidad (unos 23.000 españoles cada año), cada vez alcanza a más jóvenes y en la que la única forma realmente eficaz de frenarla, al menos por ahora, desterrar el humo del tabaco. El mensaje, lanzado el día que el mundo recuerda la lucha contra esta enfermedad, también busca el aumento de los esfuerzos en detección precoz de un tumor caracterizado por una gran dificultad de diagnóstico, porque casi no avisa hasta que ya empieza a ser demasiado tarde.

El factor desencadenante principal en nueve de cada diez casos es el cigarrillo, con un 42,3% de diagnosticados consumidores y otro 45,5% de exfumadores

El 60% de los diagnosticados en fases tempranas de la enfermedad no tenía síntoma alguno, lo mismo que ocurre incluso con el 30% de los tumores detectados en situación avanzada. Esta opacidad del mal dificulta mucho la lucha contra la dolencia, pues provoca que el 80% de las detecciones de cánceres de pulmón en España se den con un tumor muy desarrollado, en la mitad de casos incluso con metástasis. Los síntomas más frecuentes de la enfermedad son la tos continuada, seguida de las dificultades para respirar y de la pérdida anormal de peso.

La información del Registro de Tumores Torácicos, con datos sobre 26.400 pacientes aportados por 89 hospitales españoles, confirma otra tendencia que pronostican desde hace años los oncólogos. Es el fuerte crecimiento de los diagnósticos de cáncer de pulmón entre las mujeres, con un ritmo muy superior de aumento al de los hombres. Este tumor, que a principios de siglo era casi solo cosa de varones, tiene a las mujeres ya como el 27% de los diagnosticados. De hecho, su peso sobre el total de enfermos españoles ha crecido un 12% solo en los tres últimos años. En 2019 eran el 24%.

Gracias a la investigación y la llegada de nuevas terapias el 20% de los enfermos españoles sigue vivo cinco años después de la detección y tratamiento

La razón fundamental de este giro son los daños a la salud provocados por el constante aumento de fumadoras en España desde comienzos de la década de los setenta del siglo pasado. Y es que los números del registro confirman, en palabras de Mariano Provencio, presidente de Gecp, que el cigarrillo (el tradicional y el electrónico) es el enemigo, «el principal causante de este tipo de tumor». Es el factor de riesgo presente en el 87,8% de los pacientes, el detonante del tumor en nueve de cada diez veces. El 42,3% de los diagnosticados fumaba y el 45,5% era exfumador.

Esta certeza no excluye la existencia de otras causas (tóxicos ambientales y genéticas) como origen del cáncer. Así es en el 12% de pacientes, que escala hasta más del 30% en las mujeres. Pese a los matices, el enfermo tipo español es un hombre, tiene una media de 60 años, ha fumado y no es consciente de su mal hasta que está avanzado.

Avances

Los datos sobre la enfermedad son muy duros, pero también hay noticias positivas. «Gracias a la investigación, el de pulmón es el cáncer con mayor incremento de supervivencia a nivel mundial en los últimos años. En la actualidad, un 20% de los pacientes sobrevive a los cinco años del diagnóstico. Gracias a la llegada de la inmunoterapia y las terapias dirigidas estamos viendo supervivencias impensables hace diez años», explica Provencio, aunque lamenta que aún se está muy lejos de los éxitos curativos en tumores de mama o colon.

Este especialista destaca que hasta al 85% pacientes españoles se les está haciendo ya estudios moleculares para la detección de biomarcadores y mutaciones que abran la puerta a las modernas terapias personalizadas y de precisión, lo que nos coloca en estándares de calidad europeos. Los datos del registro indican que el tiempo medio entre el diagnóstico del tumor y el inicio del tratamiento es de uno a tres meses y que el 77% recibe tratamiento oral (quimioterapia, inmunoterapia o terapias dirigidas), el 44% radioterapia y el 23% cirugía. Su demanda a las autoridades son más medidas para frenar el consumo de tabaco y mayor agilidad en la llegada de las innovaciones médicas (pruebas, fármacos o tratamientos) a los pacientes españoles.

Temas

Cáncer