La ministra de Sanidad, Carolina Darias. / Efe

La oferta de Darias: ninguna imposición en hostelería a cambio de limitar discotecas

Sanidad insiste en pedir un pacto para que el ocio nocturno no supere en ningún caso las 3 de la madrugada pero deja libertad absoluta a las comunidades para decidir sobre sus bares y restaurantes

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Bares y restaurantes a cambio de las discotecas. Esa es, en síntesis, la nueva oferta de pacto que el Ministerio de Sanidad está presentado a las comunidades tras el varapalo judicial en Madrid y la rebelión de la mitad de las autonomías al acuerdo para restringir la actividad en estos sectores este verano.

En el nuevo borrador, al que ha tenido acceso este periódico, directamente el departamento que dirige Carolina Darias no hace mención alguna a la hostelería, entendiendo como tales bares y restaurantes. Y no se trata de un error. Es la concesión de Sanidad. Aunque el Gobierno central no descarta cualquier pacto en este campo, en principio su oferta es dejar libertad absoluta a las comunidades para que ellas mismas decidan, en virtud de su situación epidemiológica, si establecen algún tipo de límite, ya sea en la barra o el interior de los establecimientos, en los aforos de las terrazas o separación entre las mesas o en las horas de cierre de estos locales.

En la nueva propuesta, por tanto, desaparecen, entre otros aspectos los puntos más polémicos como la prohibición de utilizar los locales por encima de 150 de incidencia acumulada a 14 días y cada 100.000 habitantes, la obligación de dejar de servir en las terrazas a la medianoche o la imposición de cerrar estos bares y restaurantes a la 1.

Estas cuestiones estaban entre las más criticadas por los ocho territorios que no apoyaron el texto en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) la pasada semana (Madrid, Castilla y León, Andalucía, Galicia, Cataluña, Murcia, Melilla y País Vasco).

Contrapartida

Sin embargo, la libertad absoluta autonómica para decidir sobre los bares y restaurantes –según la última oferta de Sanidad- tendría la contrapartida de ceder para que haya un acuerdo común en toda España par a imponer limitaciones al ocio nocturno, o sea en discotecas, pubs nocturnos o locales similares. El borrador establece que los establecimientos de ocio nocturno se pondrán abrir «cuando la situación epidemiológica de la unidad territorial de referencia para el control de la covid-19 de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre el local esté fuera de los niveles de riesgo o en los niveles de alerta 1 y 2» de acuerdo con el documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de la covid', que ya no hace depender solamente la situación de la incidencia acumulada (IA). El horario de cierre de estos locales será habitualmente a las 2 de la madrugada, aunque en algunos casos podrían llegar a las 3.

En cualquier caso, y esto es otra 'cesión' según Sanidad, se propone a las comunidades que estas medidas a los locales de ocio nocturno sean «objeto de flexibilización y revisión en consonancia con la evolución de la pandemia de la covid 19».

Con estas variaciones propuestas por Sanidad, que en realidad solo ocupan un folio, el departamento de Darias entiende que todas las medias (a excepción de las de los locales de ocio) recogidas en los 39 folios del documento de 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19' pasan a ser una simple «recomendación» u «orientación» para los 19 territorios y dejan de ser de «obligado cumplimiento» como los eran desde su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado sábado.

En Sanidad esperan que el nuevo acuerdo pueda cerrarse en el Interterritorial de este miércoles y que, de paso, sirva también para frenar la judicialización de esta situación. Además, la retirada del antiguo acuerdo -entienden en el Ejecutivo central- supondría el decaimiento automático de la resolución de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional que el lunes prohibió de forma «cautelarísima» aplicar el protocolo aprobado la pasada semana por el consejo, dando la razón al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso y p rovocando la crisis actual que ha desembocado en la presentación de este nuevo borrador a las comunidades.