Nuevas cabalgatas de Reyes para tiempos pandémicos

El uso del GPS permitirá en muchos municipios seguir la ruta de estas populares comitivas en su año más singular desde hace siete décadas

ARANTXA HERRANZ

Reyes Magos y coronavirus. Las dudas sobre cómo podría afectar este virus y la pandemia a la noche más mágica del año llevan semanas encima de la mesa. Algunas ya se han despejado: pese a que son de avanzada edad –esto es, colectivo de riesgo ante la covid–, acudirán a todas las casas la noche del 5 al 6 de enero, como manda la tradición, para dejar sus regalos, sobre todo a los más pequeños.

Lo que no está claro aún es que estas Majestades procedentes de Oriente puedan, la tarde del 5 de enero, pasearse por las calles de ciudades y pueblos en su tradicional cabalgata. De hecho, la recomendación del Gobierno a las comunidades autónomas, que tendrán la última palabra, es evitar las grandes concentraciones.

La alta concentración de personas que se produce durante estas comitivas y el hecho de que no se pueda garantizar la distancia de seguridad ha llevado a muchos ayuntamientos a cancelar este tipo de eventos para las Navidades de 2020. Hay que remontarse más de siete décadas (hasta los tiempos de la posguerra civil en España) para encontrar anulaciones de cabalgatas, que volvieron a las calles en 1953.

Pero también hay un elevado número de ciudades y pueblos que no quieren renunciar a que sus Majestades pasen por sus calles. Para ello se han aliado con la tecnología, al estimar que les puede ayudar a cumplir con las medidas de seguridad que impone la pandemia. Una de las soluciones más innovadoras es la que han propuesto los consistorios de Alcobendas y Majadahonda (Madrid): hacer uso del GPS.

Así, los vecinos de ambas localidades podrán saber en todo momento por dónde discurre la cabalgata de Reyes gracias a un sistema de geolocalización, que se podrá consultar a través de la web municipal, El objetivo es que los vecinos puedan salir a saludarles muy cerca de sus domicilios evitando con ello aglomeraciones en determinadas calles. Además, ambos municipios han adelantado la salida de la comitiva y han ampliado el recorrido, con el fin de garantizar que todos pueden ver la comitiva real.

En el caso de Majadahonda, además, los vecinos podrán ver la entrega de llaves de la ciudad por parte del alcalde a través de 'streaming', de manera que la tradicional carta que sus Majestades dejaban a los más pequeños también pueda este año ser seguida a través de internet en directo, aunque no sea en vivo.

La ampliación del recorrido de la cabalgata es una de las opciones más empleadas por distintos ayuntamientos que no quieren renunciar a que los Reyes Magos se paseen por sus calles. El consistorio de Valladolid, por ejemplo, quiere que los Reyes Magos se acerquen a los diferentes barrios de la ciudad en una sola comitiva, a fin de que nadie se vea en la necesidad de ir a verles a ellos o de salir de sus distritos.

En el caso de Santander, por ejemplo, se contempla que sus Majestades recorran hasta 50 kilómetros en lugar de los dos tradicionales que solían hacer. Allí, como en las poblaciones madrileñas citadas, las carrozas llevarán un GPS para que los vecinos puedan controlar cuándo se acerca la comitiva a sus domicilios.

Llegadas en globo

Otros ayuntamientos han ideado nuevas formas de transporte. Por ejemplo, en ciudades como Sevilla, Córdoba o Las Rozas (Madrid) se espera que los Reyes lleguen en globo aerostático. En la capital hispalense, además, habrá disponible una aplicación específica que permitirá el seguimiento de la cabalgata, con información geoposicionada en tiempo real de la situación del cortejo real.

En otras localidades, por el contrario, se está optando por dejar que los Reyes se queden en un lugar fijo y puedan recibir a los niños durante más días, no solo en la tarde del 5 de enero. Eso sí, en estos casos habrá que recurrir a la paciencia e incluso a la gestión de las colas para entregar las últimas cartas de deseos sin las temidas aglomeraciones. En cualquier caso, parece claro que la visita de las Majestades de Oriente este año será muy distinta a las que estábamos acostumbrados.