No es una moda pasajera: Dieta sana igual a calidad de vida

Existe un dicho que dice: ‘eres lo que comes’ y parece ser muy cierto. La comida que ingieres cada día influye directamente en tu sistema inmunitario, en tu estado de ánimo, en tu cantidad de energía vital y, cómo no, en tu físico también. Así que comer de manera saludable no solo es cuestión de moda, es también de salud

CARMEN CARBALLO/ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Lo dijo Leonardo Da Vinci allá por el año 1490, lo repitió Severo Ochoa en 1965 y lo proclaman hasta Cristiano Ronaldo o Leo Messi, casi al final de la segunda década del siglo XXI: «La buena alimentación mejora la salud».

Muchas personas piensan que alimentarse es solo una necesidad de supervivencia, y que da igual lo que comamos porque lo que importa es saciar el hambre; pero no es así, hay que saber comer y hacerlo de forma equilibrada para poder mantener una buena salud tanto en tu día a día, como en el futuro.

Dietas hay millones, pero aquí van estas variadas recomendaciones de los expertos de Objetivo Bienestar.

Desayuno, el rey. Para tener una alimentación saludable, debes saber que los desayunos son una parte fundamental de tu día, y que no debes pasarlos por alto, ya que nos aportan la mayor cantidad de energía que consumiremos desde que nos despertamos hasta que nos dormimos. Así que desayunar bien es un hábito que debemos poner en práctica.

Apostar por la variedad. Todos sabemos que los nutrientes que el cuerpo necesita se obtienen de los alimentos que ingerimos. Es clave hacer combinaciones de comidas de una manera balanceada, para que nos aporten todo lo necesario: nutrientes, energías y minerales, etc.

Contar con la balanza. En muchas webs especializadas, como la de Objetivo Bienestar puedes encontrar muchas ideas de combinaciones saludables, tanto si quieres adelgazar, como si quieres mantener tu peso comiendo sano.

Es importante que, si lo que quieres es bajar unos kilos, no hagas dietas milagrosas, o dejes de comer, por que así como bajas de peso, sueles volver a subirlo; es el llamado efecto rebote. Aprendiendo a comer sano irás bajando de peso poco a poco y tu cuerpo irá acostumbrándose a ello, siendo más difícil que vuelvas a ganar esos kilitos de más.

Si por el contrario, lo que quieres es mantenerte físicamente, estar saludable y aprender a comer equilibrado, tienes una amplia colección de recetas, para que tengas más opciones a la hora de preparar comidas diversas.

Y si sufres de alguna intolerancia alimentaria, no te preocupes, también existen recetas y consejos para que lleves una alimentación saludable.

Cuatro consejos útiles

Por último, algunos consejos que puedes tener en cuenta para comer saludablemente son:

Distribuir. Come menos cantidad y más frecuente, puedes distribuir tus comidas en tres comidas fuertes o principales y dos meriendas.

Veriedad. Modera el tamaño de las porciones que consumes, puedes comer casi de todo, siempre y cuando lo hagas con moderación.

Equilibrio. Existen siete grupos de alimentos: lácteos, carnes, legumbres y frutos secos, verduras y hortalizas, frutas, cereales y azúcares, y por último, aceites y grasas. Procura combinarlos de manera que estés consumiendo al menos uno de cada grupo.

Cantidades. Es bueno intentar consumir mayor cantidad de frutas y vegetales que de carnes.

Verás que haciendo simples cambios en tu alimentación, te sentirás mucho mejor, con más energía, y sobre todo, mantendrás muchas posibles enfermedades a raya.