El científico del CSIC Mariano Esteban. / óscar chamorro

Mariano Esteban, virólogo y jefe del Grupo Poxvirus del CNB-CSIC «No creo que haya miles de casos de viruela del mono, se ha actuado rápido»

El científico, que trabaja desde hace 50 años con la viruela, apoya la vacunación de los contactos estrechos para evitar la transmisión

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

Los poxvirus son un grupo de virus cuyo representante más destacado es la viruela, y en España nadie sabe más estos patógenos que Mariano Esteban (Villalón de Campos, Valladolid, 1945), que lleva trabajando con ellos cincuenta años. Miembro del Comité Científico Asesor de la OMS para la Viruela Humana y jefe del Grupo Poxvirus del Centro Nacional de Biotecnología-CSIC, el brote de la viruela del mono le pilla trabajando en una vacuna contra la covid-19 que está basada, precisamente, en un virus de viruela atenuado.

-¿Está preocupado por la aparición de la viruela del mono?

-Estamos sorprendidos en toda Europa porque es un virus que permanece confinado en África, pero a la vez, tenemos la confianza de que sabemos actuar para que no se extienda. Hay dos cepas: la más mortal, la de África Central, alcanza allí hasta el 10% de letalidad, y la de África Occidental, el 1%, pero no conocemos cómo se comporta fuera de África y desde ese punto de vista, es preocupante. La que tenemos es la occidental, la menos grave.

-¿Cómo se debe actuar?

-De forma clásica. Primero, se debe confinar a las personas afectadas, y por ahora resulta fácil conocer sus contactos. Después, hay que crear un cinturón alrededor de quienes pueden resultar sospechosos; más tarde, analizar las muestras con métodos de diagnóstico rápido, de los que afortunadamente disponemos gracias a la ciencia; y por último, tenemos vacunas y antivirales aprobados. Eso tiene que dar seguridad a la población.

-¿Habrá un gran número de casos en Europa?

-No lo creo. Se ha actuado rápido y no creo que haya miles y miles de casos.

-¿Cuál es la diferencia entre la viruela humana y la del mono?

-Son dos virus genéticamente muy parecidos, pero diferentes. La viruela humana es mucho más agresiva, con una letalidad del 30%, y diezmaba poblaciones enteras. Ha sido uno de los virus más mortales que se pudo erradicar en el mundo a través de un programa de vacunación masiva. La viruela del mono es menos letal y no se transmite tan rápido ni tan fácilmente, porque requiere un contacto estrecho.

-¿Cómo se explica que no todos los casos tengan el mismo origen?

-Es extraño, pero el Ministerio de Sanidad está haciendo un seguimiento para ver si ha habido algún punto de conexión entre ellos.

-La OMS y Europa han recomendado vacunar a los contactos estrechos de los enfermos.

-Es lo lógico. Hay que asegurar que no exista transmisión y como el periodo de incubación llega hasta las tres semanas, alguien puede estar contagiado sin saberlo.

-Y es una vacuna efectiva.

-Pertenecen a la misma familia y tienen proteínas muy homólogas. Los anticuerpos que produce la vacuna contra la viruela humana protegen contra el virus del mono.

-¿En algún momento hará falta una vacunación masiva?

-Creo que no.

-Los menores de 42 años no tienen la vacuna contra la viruela humana.

-Las personas vacunadas contra la viruela humana son más resistentes a la viruela del mono. Al contrario que con la covid-19, ahora el grupo de riesgo son los más jóvenes.

-España ha anunciado que va a comprar vacunas. ¿El país no tenía almacenadas?

-Sí, el Ministerio de Defensa tiene almacenados unos dos millones de vacunas contra la viruela humana que están reactivadas. Pero no está previsto usarlas porque se trata de una vacuna muy reactogénica, muy fuerte, mientras que la del laboratorio danés que cuenta con la autorización europea no tiene esa reactogenicidad. La de Defensa está preparada para ser usada ante un virus muy potente de laboratorio y ahora parece que requerimos una más suave.

-¿Cuándo se podrá empezar a vacunar?

-Depende de la empresa suministradora, aunque en la actual situación, acelerará los procesos.

-Con la viruela del mono se ha puesto el foco en el colectivo de los homosexuales.

-Es absurdo estigmatizar de una forma cruel a personas que no tienen nada que ver. Cualquier persona heterosexual se puede contagiar.

-¿Hay que acostumbrarse a lidiar con cada vez más enfermedades emergentes?

-Seguro. La pandemia de VIH, de la gripe, las del SARS... no nos han enseñado nada. Somos obtusos. A veces da la impresión de que los virólogos estamos de entretenimiento, pero tenemos un trabajo importante, la salud de la gente. España se ha tomado muy en serio la covid-19, pero tenemos que seguir vigilantes y ayudar a nuestros centros de investigación para que sean capaces de producir vacunas de uso humano. Antes no teníamos capacidad para fabricar estas vacunas, ahora tenemos empresas que sí. ¿Por qué no podríamos producir también vacunas para enfermedades como la viruela del mono? Debemos tener esas infraestructuras, hay que ponerse en acción.

-¿Es frustrante ver cómo estas enfermedades solo importan cuando llegan a Europa y no cuando causan estragos en África?

-Mucho. Pensamos que es normal que haya hambre o enfermedades en África. Y no, todos los humanos somos iguales.