La auditoría de las esperas sanitarias recomienda una sola lista centralizada

El informe de las universidades canarias concluye que el modelo de gestión por hospital conlleva desigualdad en el acceso de los pacientes y aconseja que sea por isla, provincia o regional.

La auditoría de los sistemas de información para la gestión de las listas de espera del Servicio Canario de Salud (SCS) recomienda una «única» lista de espera, centralizada bien por isla, provincia o comunidad autónoma. La administración sanitaria organiza las demoras por hospitales, un modelo que implica una «mayor complejidad para el acceso en igualdad de condiciones» a todos los usuarios del SCS. Una lista de espera centralizada impulsaría que los «pacientes no se vieran desfavorecidos por estar vinculados a un determinado hospital» y contribuiría eficazmente a su reducción en «condiciones de transparencia, equidad y efectividad», señala.

Aunque las dos universidades canarias, que realizaron la auditoría, descartan el maquillaje de la lista de espera y concluyen que el tratamiento de la información que hace Sanidad es «en general» satisfactorio y que no encontraron evidencias de alteración o modificación de los datos ni de los software, creen necesario avanzar en una mayor «automatización y homogeneización de la entrada y salida de datos», ya que ello favorecería tener una imagen más real de la situación de espera de los pacientes, sobre todo lo relacionado con la espera de consultas y pruebas.

Las listas de espera volvieron a ser protagonistas en el Parlamento canario este martes durante las interpelaciones del PSOE y PP, que se aliaron para echar en cara al consejero de Sanidad (CC) la «manipulación» de los datos al reflejarse en el examen hecho por ambas universidades que alguna información «no es fiable», sobre todo, cuando los criterios para incluir pacientes en la lista «no son homogéneos» o porque solo se contabilizan cuando tienen y no cuando la solicitan, como obliga la ley.