Logotipo de la Organización Mundial de la Salud en su sede central de Ginebra. / Archivo

Dudas sobre los resultados del estudio 'Solidarity' de la OMS

Gilead muestra su preocupación porque este trabajo no se haya sometido a una «necesaria revisión rigurosa» que permita «una discusión científica constructiva»

D. R. Madrid

El estudio 'Solidarity' de la Organización Mundial de la Salud (OMS) está provocando más dudas que certezas, a pesar de que su conclusión principal era, en principio, bastante contundente. Las terapias de remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir e interferón han tenido poco o ningún efecto para frenar la mortalidad de los enfermos de covid-19 a los 28 días. La OMS llegó a esta conclusión tras analizar la evolución de 11.200 pacientes adultos en 32 países, donde se examinaron los fallecimientos, la estancia hospitalaria o el inicio de la ventilación.

El estudio reconoce que son datos preliminares y que no han sido revisados por pares. Pero varios expertos van más allá y sostienen que falta información, como el momento del tratamiento. Gilead, cuyo fármaco remdesevir es el único aprobado en Estados Unidos y Europa para su uso en enfermos de coronavirus -fue señalado por el departamento de la ONU-, mostró su preocupación porque este informe global no se haya sometido a una «necesaria revisión rigurosa» que permita «una discusión científica constructiva, sobre todo por las limitaciones en relación con el diseño de este estudio». « Estos nuevos datos no parecen concordar con resultados más robustos de remdesivir extraídos de múltiples estudios controlados y aleatorios publicados en revistas revisadas por pares validando el beneficio clínico de Veklury (nombre comercial de remdesivir)», señala.

«Sin monitorización de datos, sin placebo, sin doble ciego y sin confirmación diagnóstica de la infección», enumeró el doctor Andre Kalil como las carencias de 'Solidarity'en la cadena estadounidense NBC. El director del programa de Enfermedades Infecciosas de Trasplantes en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska ha sido también el investigador principal del ensayo ACTT-1 de fase 3. Impulsado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), analiza la respuesta del remedesivir en adultos hospitalizados con covid-19.

El resultado del estudio, publicado en 'New England Journal of Medicine' hace diez días, destacaba que los pacientes hospitalizados que recibieron remdesivir más atención estándar se recuperaron de media cinco días más rápido que los que tomaron placebo más atención estándar. Y aquellos con enfermedad grave lo hicieron siete días más rápido.

Además, este fármaco, diseñado en origen para el ébola, redujo la probabilidad de que los pacientes evolucionaran a etapas más graves de la enfermedad en las que necesitarían oxígeno nuevo o adicional.