Dr. Jorge Delgado, neurólogo de HPS, y doctora Carolina Romero. / C7

HPS apoya una investigación en neurociencia pionera en España

El objetivo de esta institución médica es claro: ser un referente en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades neurológicas.

La Unidad de Neurología de Hospital Perpetuo Socorro ha estructurado un ambicioso plan de desarrollo orientado a la excelencia, mediante el que pretende priorizar la calidad de la atención al paciente. El objetivo de esta institución médica es claro: ser un referente en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades neurológicas.

Para ello, HPS apuesta firmemente por la creación de unidades multidisciplinares donde abordar mejor la complejidad que presenta la patología neurológica. «Esto trae consigo una inversión importante, tanto en equipos de última generación como en personal altamente cualificado, para garantizar un resultado final que satisfaga las expectativas de nuestros pacientes», explica el doctor Jorge Delgado, neurólogo de HPS.

Además, otro aspecto prioritario es impulsar la investigación, atrayendo proyectos innovadores, algo fundamental para cualquier hospital que pretenda ser referente en cualquier especialidad. En esta línea, HPS está apoyando el primer proyecto de investigación español, dentro del ámbito de las neurociencias, cuyos resultados pueden ayudar al control del dolor provocado por los tratamientos actuales para el cáncer. «Este proyecto de la doctoranda Carolina Romero es el primero de estas características en España, siguiendo la línea de innovación y excelencia que busca Hospital Perpetuo Socorro y más concretamente la Unidad de Neurología», destaca el doctor Delgado.

El estudio 'Neuromodulación para la reducción del dolor en la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia' forma parte de la tesis doctoral de Carolina Romero. En el ámbito académico, el trabajo está tutorizado por el doctor José Luis González Mora, Catedrático de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, y el doctor Wenceslao Peñate Castro, Catedrático en el Departamento de Psicología Clínica.

Para este proyecto, Hospital Perpetuo Socorro ha aportado la monitorización electroencefalográfica con el equipo de última generación recientemente adquirido por el centro. «Los técnicos informáticos han conseguido adaptar la toma de variables con modificaciones del registro electroencefalográfico a los parámetros necesarios del estudio», señala el doctor Delgado. Además, se han puesto a disposición las consultas del hospital para realizar estos registros sin ningún coste para los pacientes ni para la investigadora.

Como detalla la propia investigadora Carolina Romero, «HPS colabora en una parte crucial del proyecto que es la recogida de variables neurofisiológicas, las cuales aportan al estudio fiabilidad y replicabilidad». El hospital cuenta con una monitorización electroencefalográfica (EEG) de última generación que resulta «idónea para el análisis de datos de la propia investigación cuantitativos y comparativos con los síntomas informados de cada participante», explica Romero. «Gracias a HPS y a médicos como el doctor Jorge Delgado, neurólogo de este hospital, con una visión de futuro basada en las neurociencias, hemos podido realizar y recoger los datos de las lecturas de las ondas cerebrales previas al estudio», añade.

Neurofeedback y estimulación transcraneal

Aunque en países como Estados Unidos sí se han llevado a cabo estudios similares, en España todavía no hay trabajos publicados para la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia. La investigación de Romero se centra en el impacto de la neuromodulación en la reducción del dolor a través de técnicas como el neurofeedback y la estimulación eléctrica transcraneal. Ambos métodos son no invasivos, indoloros y no farmacológicos.

Gracias a la detección precoz del cáncer y al avance en los tratamientos, afortunadamente hoy contamos con un mayor número de supervivientes a esta enfermedad. Sin embargo, la farmacología actual para combatir los efectos secundarios de la quimioterapia es limitada. Tal como detalla la investigadora, estas secuelas comunes son: pérdida de sensibilidad en las extremidades (manos y pies), hormigueo o entumecimiento. Tanto es así que «muchos de los pacientes tienen que dejar de conducir al no percibir bien los pedales del coche, sufren caídas en las calles por la pérdida de equilibrio, se les caen objetos de las manos y muchísimas dificultades añadidas», explica.

Estos síntomas alteran el funcionamiento cognitivo, la salud mental y el funcionamiento físico.

Por otra parte, «los trastornos del sueño y la fatiga, a menudo clasificados como los efectos secundarios más problemáticos del tratamiento, son muy habituales, lo que empeora aún más su calidad de vida», añade Carolina Romero.

Las conocidas como 'terapias mente cuerpo' hacen especial hincapié en la gestión del estrés, en el entrenamiento de la respuesta de relajación, prácticas energéticas, coherencia cardiaca, meditación, uso de técnicas de respiración o cambio de hábitos no saludables. Se trata, resume Carolina Romero, de «crear nuevos circuitos que sean más favorables para la salud, el bienestar y calidad de vida», del uso de la mente y el cuerpo para lograr lo que hoy en día llamamos 'neuroplasticidad'.

Tanto la estimulación eléctrica transcraneal como el Neurofeedback son técnicas indoloras no invasivas y no farmacológicas. Según advierte Romero: «No tienen efectos secundarios, muy rara vez pueden aparecer rojeces en la zona del cuero cabelludo donde van los electrodos y en los pocos casos que se dan suelen ser mínimas». Estás técnicas de neuromodulación tienen beneficios y además mejoran otras variables relacionadas con el dolor, como puede ser el estado de ánimo o la calidad del sueño.

La doctoranda insiste en que HPS ha mostrado un interés loable por la investigación científica, por las neurociencias y por los nuevos tratamientos con evidencia científica: «Nos hemos sentido muy apoyados en este sentido. Además de disponer de los medios y de la aparatología necesaria, es importante lograr el apoyo de médicos que están al día y que apuestan por las neurociencias y por los nuevos proyectos de investigación como el doctor Jorge Delgado», concluye.

Métodos diagnósticos de vanguardia

Por su parte, el neurólogo de HPS Jorge Delgado, apunta: «Esperamos que este estudio sea el primero de muchos y que anime a otros hospitales a invertir en investigación». El especialista considera que «la investigación es, sin lugar a dudas, un marcador de calidad en el funcionamiento de cualquier hospital». Y más, si cabe, «en una especialidad como la neurología, en la que la investigación es fundamental para garantizar un avance en el conocimiento de las diferentes enfermedades del sistema nervioso y buscar soluciones a múltiples problemas que carecen de respuesta en la actualidad».

En el caso de Hospital Perpetuo Socorro se están desarrollando de manera estructurada todas las áreas específicas de la neurología. Por ejemplo, en el área de enfermedades cerebrovasculares, que se centra en el daño que se produce en el sistema nervioso debido a una alteración en el flujo sanguíneo -ictus isquémico, hemorragias cerebrales, enfermedad de pequeño vaso, demencia de origen vascular, etcétera-, hay una evolución constante, «desarrollando métodos diagnósticos y protocolos de actuación a la vanguardia», asegura Delgado. «También estamos intentando establecer líneas de investigación con hospitales universitarios de prestigio contrastado a nivel internacional para que nuestros pacientes se puedan beneficiar de ello», subraya.

En este contexto, desde HPS destacan la importancia de conectar el ámbito universitario y el ámbito hospitalario para avanzar en el terreno de la investigación. «Si solo nos limitáramos a aplicar los conocimientos adquiridos hasta el momento y no intentáramos mejorar la atención a nuestros pacientes con la investigación, estaríamos cometiendo un gran error. Sin investigación no existe desarrollo y no es concebible no apostar decididamente por ella», señala Delgado.

El especialista de HPS se muestra contundente al asegurar que el desarrollo de la investigación aporta al paciente soluciones. «El ejemplo más claro lo tenemos con este proyecto desarrollado por la doctoranda Carolina Romero, que, en caso de demostrarse su utilidad, podría permitir aplicar una nueva 'solución' al problema de la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia. Esto es extrapolable a múltiples problemas a los que nos enfrentamos en neurología y otras especialidades», finaliza.