La difunta dejó como última voluntad que su mascota fuera inhumada con ella.

Sacrifica a una perra sana para enterrarla con su dueña

26/05/2019

La mujer del Estado de Virginia (EE UU) había dictado en sus últimas voluntades que su perra fuera sacrificada, incinerada y enterrada junto a ella, a pesar de estar completamente sana. Los trabajadores de un refugio de animales lucharon para su adopción, pero fue inútil. Enma fue sacrificada por un veterinario local y enterrada con su dueña.

ETIQUETAS:

Emma. una perrita cruce de Shih Tzu, una raza que tiene su origen en el Tíbet, pasaba todo el día junto a su dueña que estaba enferma.

La familia de la finada logró después de una lucha de semanas cumplir su voluntad, pero el asunto ocurrido en el Estado de Virginia (EE UU) ha atizado una fuerte polémica sobre si es ético matar a un animal sin problemas de salud por el hecho de que su propietario haya dejado este mundo.

Los trabajadores del Refugio de Animales de Chesterfield, al que la mascota llegó el 8 de marzo, estuvieron luchando para que el albacea del testamento de la mujer dejase vivir a Emma y la entregara a una familia en adopción, en vez de ponerle la inyección letal. Finalmente, el animal fue sacrificado por un veterinario local. Salvo raras excepciones, en Virginia el enterramiento de animales y personas en el mismo cementerio es ilegal.

En nuestro país el sacrificio de animales esta permitido y a diario cientos de animales perfectamente sanos son sacrificados. En otros países como Reino Unido se permite la eutanasia animal tras haberlo consultado con un veterinario y siempre que no haya una opción mejor para el animal.