La ministra Irene Montero, después del Consejo de Ministros, antes de anunciar el nuevo decreto ley. / E. Parra / EP

Los recursos de la violencia de género servirán también a otras víctimas del machismo

Un decreto ley modernizará el servicio Atenpro, hasta ahora especializado en proteger a las mujeres que habían denunciado a sus parejas o exparejas, para que se extienda a las agresiones sexuales y la trata

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPE Madrid

Las «otras violencias machistas», como los abusos, las agresiones, la trata y la explotación sexual de mujeres, serán atendidas por los servicios que hasta ahora habían sido exclusivos para la violencia de género. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Igualdad, Irene Montero, anunció la aprobación del Real Decreto para la modernización de los dispositivos de Atenpro, uno de los recursos más importantes en la protección de las mujeres que denuncian a una pareja o expareja.

«Nos marcamos modernizar los dispositivos (son viejos, sus baterías duran poco, son grandes o la cobertura es deficitaria) y, dos, llegar a todas las violencias contra las mujeres», dijo Montero. De esta manera se materializa lo que desde su despacho ya se anunciaba: poner el foco más allá de la violencia que ejerce un hombre contra su pareja o expareja, para alargarla a toda la que un hombre ejerza sobre una mujer «por el hecho de ser mujer».

Así como en las estadísticas de Igualdad se incluirán a partir de enero nuevas categorías de violencia (trata de mujeres, familiar y social), éstas recibirán atención en Atenpro, que provee de forma urgente las 24 horas personal especializado para su protección, centraliza recursos de las fuerzas del Estado y dota de tecnología de telelocalización. Es el primer paso en la extensión, práctica y conceptual, del nuevo entendimiento de las violencias machistas.

Igualdad estima que «Actualmente cada año son usuarias unas 16.000 mujeres a manos de parejas y exparejas, y pretendemos ampliarlo a todas las formas de violencia, unas 50.000 mujeres al año», dijo Montero.

Tendrá una dotación de más de 20 millones de euros en tres años, transferidas a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que gestiona la iniciativa. Específicamente, el decreto ley contempla que Atenpro extienda su protección a las «mujeres víctimas de trata, explotación sexual, mujeres víctimas de violencia sexual y cualquier forma de violencia contra las mujeres».