Una red de prostitución que tatuaba a sus víctimas cae imponiendo un monopolio

Además de la seña grabada en la piel con tinta indeleble, dejaba claro el mensaje: solo viviría si ejercía la prostitución, según la Policía Nacional

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPE Madrid

A las mujeres, jóvenes y de bajos recursos de Rumanía, las captan con el ardid del 'lover boy': Un miembro de la red comienza a rondar un pueblo, elege una chica vulnerable, la enamora, incluso conoce a su familia y, con promesas, la aleja del entorno. Perteneciente a una organización de proxenetismo, la entrega para que la trasladen a países como España, Dinamarca, Reino Unido y Alemania. Las víctimas son obligadas a ejercer como prostitutas que, sin descanso, son vendidas sin la mínima condición higiénica. Ni siquiera en estos tiempos de covid. De ellas, al menos siete mujeres fueron trasladadas a España, y ahora liberadas en Girona (Cataluña).

La red de explotación sexual, que ha sido desarticulada por la Policía Nacional, marcaba a sus víctimas. Como animales en propiedad. Con tatuajes que las vinculaban al clan de por vida. Además de la seña grabada en la piel con tinta indeleble, dejaba claro el mensaje: solo viviría si ejercía la prostitución, según la Policía Nacional.

El tatuaje era una identificación que sabían leer los proxenetas de otras bandas. De hecho, la organización rumana desmantelada pretendía « monopolizar el negocio de la prostitución callejera» en un par de zonas de la ciudad catalana, mediante el «uso de la violencia y la intimidación contra otras mujeres y proxenetas». O les expulsaban o debían pagarles un porcentaje. Además utilizaban a las jóvenes para crear contenido pornográfico.

En total, han sido liberadas 18 mujeres, una de ellas menor de edad, también obligada a prostituirse, como han revelado los investigadores. En la operación conjunta entre las autoridades rumanas y españolas, se han registrado más de 15 domicilios en ambos países, y han sido detenidas ocho personas, entre ellas dos a las que se les atribuye la jefatura de la organización. Los detenidos han ingresado en prisión.