Guardias civiles en la vivienda donde residían una mujer y su hija asesinadas presuntamente por su expareja. / ep

Prisión para el detenido por la muerte de su expareja y su bebé

El detenido está investigado por dos delitos de homicidio cometidos el pasado vierness en la localidad cántabra de Liaño

EP

La titular del Juzgado de Violencia sobre la mujer número 1 de Santander ha decretado este lunes prisión provisional, comunicada y sin fianza para el hombre detenido el pasado viernes por la muerte de su expareja, de 40 años, y el bebé de ambos, de once meses, en la localidad cántabra de Liaño de Villaescusa.

El sospechoso, de 43 años, pasó este lunes a disposición judicial y, tras prestar declaración, la magistrada ha dictado un auto acordado la citada medida, como investigado por dos delitos de homicidio y uno más de quebrantamiento de medida cautelar, han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Y es que el implicado tenía orden de alejamiento sobre su exmujer, orden que podría haber incumplido hasta en dos ocasiones el mismo día del crimen.

Al parecer, se cometió el jueves pasado en la vivienda de la madre y la hija, donde al día siguiente agentes de la Benemérita hallaron los cuerpos sin vida de ambas, después de que sus familiares denunciaran la desaparición.

Horas después, esa misma jornada, la Guardia Civil arrestó en El Astillero al sospechoso, que hasta ahora ha negado la autoría de los hechos, según ha podido saber esta agencia por fuentes cercanas a la investigación, que lleva a cabo la Policía Judicial y que continúa.

Así, entre otras cosas, se busca el arma blanca empleada en estos hechos, sobre los que inicialmente el Juzgado de Instrucción número 3 de Santander decretó secreto de sumario, aunque la causa ha pasado después al de Violencia sobre la Mujer.

El detenido tenía una orden de alejamiento de su expareja dictada por el Juzgado de lo Penal número 5 de Santander, y que podría haber quebrantado hasta dos veces el mismo día del crimen.

Ante esto, el instituto armado ha abierto una investigación reservada sobre la actuación de los agentes. La víctima había llamado a la Guardia Civil antes de aparecer muerta y ahora este Cuerpo policial quiere conocer el detalle de la participación de los efectivos, para saber si los protocolos que siguieron fueron los «adecuados».

Manifestaciones de repulsa

Tras conocerse los hechos, se han celebrado concentraciones de condena. El sábado, convocada por la Comisión 8 de marzo, frente a la Delegación del Gobierno en Cantabria y bajo el lema 'Nunca más, ni a mí ni a ninguna otra', en la que participaron unas 400 personas.

Y el domingo, en el Ayuntamiento de Villaescusa, en repulsa por este doble crimen. Los vecinos de Liaño están «consternados» por la muerte de la mujer y su bebé, presuntamente a manos de su expareja y padre de la niña, que habría sido condenado con anterioridad por violencia de género.

El Ejecutivo autonómico solicitará personarse como acusación popular a las familias de las víctimas en el momento en el que se confirme que se trata de un crimen machista.

El último asesinato de este tipo en Cantabria tuvo lugar el 3 de enero de 2019 en Laredo, donde un hombre mató a puñaladas a la que hasta entonces había sido su novia. Después, se entregó a la Policía y confesó su autoría. El pasado mes de abril fue declarado culpable por un jurado popular y condenado a 27 años de prisión.

Temas

Sucesos