Foto de archivo del vacunódromo de Pedro Hidalgo, que vuelve a ser un punto de vacunación masiva. / Arcadio suárez

La presión aumenta: ya hay 981 pacientes covid en los hospitales del archipiélago

Canarias es la cuarta comunidad con mayor presión asistencial. Las islas registraron 4.546 nuevos casos y once muertes

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Pese a que la incidencia del coronavirus en la población canaria lleva cuatro días consecutivos cayendo, los ingresos no paran de aumentar y Canarias es la cuarta comunidad autónoma con una mayor tasa de hospitalización por covid, con 45 camas por cada 100.000 habitantes, por detrás de Aragón (62,5), Cataluña (55) y Madrid (53), según el último informe diario sobre la evolución de la pandemia del Ministerio de Sanidad.

El departamento que dirige Carolina Darias cifró ayer en 981 las personas hospitalizadas por covid en los hospitales canarios, de las que 109 están siendo atendidas en las unidades de cuidados intensivos. Cabe aclarar que buena parte de estos pacientes covid ya no tiene la infección activa. Solo entre el martes y el miércoles, hubo 77 nuevos ingresos de pacientes covid, detalla el informe del Ministerio.

Por otro lado, según los datos aportados ayer por el Gobierno de Canarias en su portal de transparencia sobre la covid, de las 93.489 personas que tienen la infección activa en Canarias, hasta ayer había 79 ingresadas en las unidades de cuidados intensivos y 586 en planta (47 más que en la víspera).

Pese a la explosión de contagios de la sexta ola, la presión en las UCI es menor que en las anteriores porque la vacuna ha ayudado a la población a esquivar las formas graves de la covid. Sin embargo, las islas están sufriendo estos días el mayor número de pérdidas humanas por el virus. Este miércoles Sanidad reportó once muertes de personas con coronavirus; seis en Gran Canaria, tres en Tenerife, uno en Fuerteventura y otro en Lanzarote. Estas personas, todas con patologías previas, tenían entre 64 y 99 años, informó Sanidad en un comunicado.

Con estas nuevas víctimas, el virus ha estado implicado en la muerte de 159 personas en lo que va de enero, que se ha convertido en el mes con mayor mortalidad de la pandemia en Canarias. El segundo mes más trágico de la crisis sanitaria en las islas fue enero de 2021, cuando se notificaron 116 fallecimientos.

Solo en los últimos siete días, en las islas se han notificado 71 muertes, según el informe del Ministerio.

También este mes ha sido el más infectivo de la pandemia, con 76.465 contagios confirmados en lo que va de año.

De hecho, actualmente el 4,2% de la población canaria está lidiando con el virus y el 55% de los casos confirmados de coronavirus en Canarias desde el inicio de la pandemia se han producido en la sexta ola.

Este miércoles se detectaron en Canarias 4.546 nuevas infecciones; 1.732 en Tenerife, 1.654 en Gran Canaria, 309 en Lanzarote, 314 en Fuerteventura, 450 en La Palma, 24 en La Gomera y 63 en El Hierro.

La incidencia acumulada a siete días en Canarias se situó ayer en 1.400,67 casos por cada 100.000 habitantes, 256 puntos menos que el 14 de enero, cuando se alcanzó la mayor tasa de contagios acumulados en siete días. Esta tendencia descendente también se aprecia tímidamente en la incidencia a 14 días, que ha pasado de los 2.922 casos por 100.000 habitantes del 16 de enero a los 2.876 puntos de ayer.

Por otra parte, hoy se reunirá el Consejo de Gobierno para revisar la evolución de la epidemia en Canarias, informar sobre la decisión de subir de nivel de alerta sanitaria a Gran Canaria y La Palma y actualizar estos niveles en el resto de las islas.

Probablemente, una de las cuestiones que se abordará en esta reunión será la cercanía del Carnaval, una fiesta que sitúa a las autoridades sanitarias en una posición incómoda. «Lo razonable, lo coherente y lo lógico» es retrasar una fiesta multitudinaria por la situación de la pandemia en las islas, dijo ayer el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, en declaraciones a Cope Canarias sobre la decisión de las capitales canarias de retrasar las fiestas; en el caso de Las Palmas de Gran Canaria, a febrero y en el de Santa Cruz de Tenerife, a junio.

«Canarias no está para carnavales en estos momentos. Lo normal es que una fiesta multitudinaria así se retrase, aunque la decisión corresponde a las instituciones, en este caso los ayuntamientos, los datos aconsejan que el carnaval se retrase. Salud Púbica emitirá un informe atendiendo a las solicitudes de los ayuntamientos, pero lo razonable, lo coherente y lo lógico es retrasarlo», dijo Torres desde su casa, donde está aislado tras resultar positivo en coronavirus.