«Pese a las advertencias de la OMS, sin duda ninguna no estábamos preparados»

05/04/2020

El confinamiento se lleva con entereza pero también con mucho tiempo para reflexionar sobre qué se ha hecho hasta la fecha en la gestión de la crisis sanitaria. Esta es la valoración del presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales.

ETIQUETAS:

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, reconoce que está «muy preocupado» con la crisis del coronavirus, una situación «que no habíamos vivido antes» y que está provocando que haya «mucha gente sufriendo, mucha gente que lo está pasando mal y muchas incertidumbres económicas» en la población.

A título personal, Morales se congratula de estar también «muy ocupado» para distraerse de las preocupaciones que el Covid-19 genera y explica que ha tenido que modificar sus hábitos laborales para ejercer el cargo. Así, no acude a diario a la Casa Palacio, pasa las tardes confinado en casa, realiza más teletrabajo que nunca y utiliza más las redes sociales, en especial Whatsapp, y las aplicaciones de videoconferencia. Al respecto, adelanta que hoy tendrá lugar el primer Consejo de Gobierno Insular por videoconferencia y que no descarta celebrar algún pleno por la misma vía.

El presidente del Cabildo es crítico con la falta de material de protección individual que ha existido para los trabajadores en contacto con positivos y población de riesgo, como los mayores de los centros sociosanitarios. Las administraciones públicas responsables «no hemos adoptado las medidas necesarias» para garantizar la existencia de mascarillas, por ejemplo. «Pese a las advertencias de la Organización Mundial de la Salud, no estábamos preparados. Sin ninguna duda», admite.

La pandemia sanitaria, subraya Antonio Morales, ha evidenciado que la privatización de servicios públicos» que tuvo lugar en España en las anteriores décadas «ha hecho mucho daño» a la capacidad de respuesta. «La reducción de recursos humanos y materiales ha influido en la deriva, la falta de previsión y la centralización», sostiene. Los ajustes y recortes en la sanidad pública, dice, «pasan factura ahora».

El presidente también destaca que, aunque «tenemos margen con los remanentes y el superávit» para financiar las medidas del Cabildo para reducir los efectos socioeconómicos del confinamiento, «es increíble que todavía no podamos utilizar los recursos que tenemos ociosos en los bancos» debido a las leyes de estabilidad presupuestaria.