Aparatoso accidente de tráfico en Granada el pasado 31 de agosto. / foto: R. C. | vídeo: ep

Los usuarios vulnerables supusieron el 41% de los muertos en carretera en verano

La mortalidad sigue al alza, con 225 fallecidos en julio y agosto, 10 más que en 2019, el año anterior a la pandemia

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

Los usuarios vulnerables (motociclistas, ciclistas y peatones) sumaron 92 personas y representaron un 41% de los fallecidos este verano en las carreteras interurbanas españolas, según los datos dados a conocer ayer por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. De todas estas víctimas, 63 eran motoristas y 19 peatones. Este último grupo acumuló el 8% de los muertos. «Es un asunto no resuelto, de modo que debemos continuar con los esfuerzos», sostuvo el director general de Tráfico, Pere Navarro.

A la luz de las cifras, ha habido un empeoramiento de la mortalidad con respecto a 2019, año que permite establecer comparaciones sin las distorsiones provocadas por la pandemia. Según el balance, 225 personas murieron en accidentes de tráfico durante los meses de julio y agosto, diez más que en 2019. «Es un mal dato. Un solo muerto en carretera es un precio que no podemos ni debemos asumir», dijo Grande-Marlaska.

A la vista de las cifras, 3,6 personas perecieron en las carreteras cada día. Habrá que analizar con más detenimiento los datos, pero a primera vista sorprende el elevado número de defunciones habidas en el mes de julio: 128 frente a 97 en agosto.

Las cifras suponen un aumento de los muertos de tráfico del orden de un 4,65% si la mirada se retrotrae a 2019 y de un 15% en comparación al verano del año pasado (189).

Este comportamiento puede deberse al mayor número de desplazamientos, que han superado los niveles previos al confinamiento. Así, se registraron 93,4 millones de movimientos de largo recorrido, 2,2 millones más que en el verano de 2019.

En lo que va de año ya se han registrado 753 fallecidos, cifra que contrasta con los 708 de 2019. Son «demasiados», subrayó el ministro. «Estamos decididos a aumentar nuestros esfuerzos para reducir los siniestros de tráfico», apuntó.

De todas las muertes, tres de cada cuatro (173) se produjeron en carreteras convencionales, mientras que en autopistas y autovías se contabilizaron 52 fallecimientos.

Este año se caracteriza porque se ha reanudado la 'Operación Paso del Estrecho', después de dos años de interrupción debido a la pandemia. Por ello, 624.662 vehículos transitaron por carretera en España. Y otros 270.760 coches atravesaron el país con destino a Portugal.

En cuanto a los datos por meses, en julio acaecieron 119 siniestros mortales en los que fallecieron 128 personas, lo que supone 11 muertos más que en julio de 2019. Mientras, en agosto se produjeron 92 siniestros mortales en los que murieron 97 personas, una menos que en el mismo mes de 2019. Es el cuarto año consecutivo con menos de 100 muertos en agosto.

Si se atiende al tipo de vehículo, aumentaron los fallecidos en todos los medios, excepto en los usuarios de motocicleta y furgoneta. El perfil del motorista fallecido es el de un varón entre 35 y 44 años, que tiene un siniestro en fin de semana, en vía convencional, por salida de vía. Grande-Marlaska subrayó que el exceso de velocidad es lo que provoca casi siempre la salida de la vía.

Con relación a los peatones, de los 19 fallecidos, ocho se produjeron en autopista y autovía y once en carreteras convencionales. Además, 15 de los peatones fallecidos lo fueron por la noche o en el crepúsculo, de los cuales once no llevaban prenda reflectante.

Para Pere Navarro, es preciso redoblar los esfuerzos para conseguir la reducción de atropellos de viandantes, cuestión en la que ha incidido la última campaña del organismo.

Por sexo, el 81% de los fallecidos son hombres y el 19% mujeres. Destaca el aumento de los fallecidos en la franja de edad que va de los 35 a 44 años con 43 fallecidos, 10 más que en 2019.

Llama la atención que después de la insistencia de campañas sobre el uso del cinturón de seguridad, el 22% de los fallecidos en turismo o furgoneta no lo utilizaba, lo que dio lugar a 21 fallecidos, una proporción, con todo, inferior al de años anteriores. Tampoco hicieron uso del casco dos de los 52 motoristas fallecidos y uno de los siete usuarios de bicicleta. Por tipo de siniestro, la salida de la vía sigue siendo el factor que más víctimas mortales ocasiona, un 40%, seguida de la colisión frontal (23%).