Pepi Farray, en el centro. / c7

Pepi Farray, presidenta y directora de Proyectos de la Fundación Farrah, hija adoptiva en Mauritania

La localidad de Mederdra reconoce la labor y los proyectos de cooperación y desarrollo sociosanitario de la organización canaria

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La localidad de Mederdra reconoce la labor y los proyectos de cooperación y desarrollo sociosanitario de la organización canaria y distingue a Pepi Farray, presidenta de la fundación Farrah con el nombramiento de hija adoptiva de la localidad de Mederdra (Mauritania) por sus proyectos de cooperación y desarrollo integral en diversas áreas como la mejora de la salud, agua, agricultura, medioambiente, educación, economía, Igualdad, Derechos Humanos y de la Infancia.

La Fundación Farrah es una organización canaria sin ánimo de lucro que desarrolla su trabajo desde hace años tanto en Canarias como en el continente africano (Senegal, Mali, Mauritania y Gambia).

Su metodología parte de un exhaustivo diagnóstico participativo de problemas y necesidades, con supervisión continua en el terreno evaluación de impacto. Para este desempeño Farrah sostiene un gran equipo técnico y una red de voluntarios comprometidos con la lucha contra la pobreza.

«Este reconocimiento es de todos los que hemos arrimado el hombro para hacer del mundo, en este caso Mauritania, un lugar mejor donde vivir», asegura Pepi Farray, quien subraya la vital importancia tanto de las subvenciones públicas como de las donaciones privadas.

De hecho, el plan de desarrollo integral que engloba desde la construcción de pozos, riego por goteo, lucha contra la desnutrición infantil o construcción de escuelas infantiles, y aulas de Educación Especial cuenta con el total apoyo del Cabildo de Gran Canaria, el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Teror.

Todo bajo un riguroso marco de transparencia y los principios de sostenibilidad y acción participativa

Entre las acciones impulsadas en Mederdra por Pepi Farray destacan la construcción y equipamiento de un puesto de salud, con un área de maternidad independiente, la electrificación con energía solar de todas las infraestructuras comunitarias, un plan de rehabilitación y/o construcción de escuelas, un Centro de formación profesional, una casa para la sociedad Civil (para alfabetización y formación de personas adultas), un taller de costura e innovación artesanal y un aula de informática, entre otros. Acompañado de un programa de formación permanente para los diversos colectivos y agentes sociales.

Las continuas visitas de trabajo a la Comuna de Mederdra y el trabajo directo de apoyo a la sociedad civil para la adquisición de competencias para un desarrollo sostenible han dado como resultado un Plan que se va consolidando y creciendo con la implicación también de las autoridades municipales de la Comuna. De esta forma, han creado «una relación basada en la confianza y como no, en el afecto y la lealtad mutuas. Nos atrevimos a soñar junto a la gente de Mauritania, y hoy este nombramiento nos da aún más fuerza para seguir en pie contra la injusticia«, concluye Farray.